No me gustan los gimnasios

0
91

iconoEsta semana en Sevilla ha estado lloviendo bastante, lo que me ha sacado bastante de mi rutina habitual de entrenamientos. Como no podía salir a correr o a hacer un poco de ciclismo, he decidido ir más al gimnasio y hacer allí más sesiones de máquinas, piscina, ciclo, etc.

El O2 Wellness de Sevilla es completamente espectacular, con todas las letras de la palabra. Es el mayor gimnasio/complejo deportivo que he visto en mi vida y estoy francamente contento de haberme hecho socio (al menos hasta el mes de mayo será así). Aunque mi intención siempre ha sido la de ir más que por nada por su piscina, la verdad es que en estos días de inestabilidad climática me han venido francamente bien sus otras posibilidades.

Llevo ya un año practicando deporte con regularidad y esta semana he podido llegar a la conclusión que le da el título a mi post: no me gustan los gimnasios. Realmente nunca me han gustado, lo que pasa es que llevaba mucho tiempo sin ir a uno. No niego que sean útiles, un lugar de reunión con tus amigos, una motivación extra para ir a hacer deporte, una manera variada de hacer ejercicios, etc. Simplemente no son lo mío. A mí lo que me gusta es sentir el viento en la cara, ver edificios, árboles, colinas y objetos en la lejanía, dejarlos atrás, admirar el paisaje, observar los cambios de luz en amaneceres y atardeceres… No me gusta estar encerrado dentro de un edificio, encima de una bicicleta que no se mueve, corriendo en una cinta sin avanzar nada o estar en una máquina frente a una pared.

Creo que para quien no sea capaz de disfrutar del aire libre, la naturaleza, no sepa qué ejercicios hacer, no pueda motivarse a la hora de hacer deporte si no paga una cuota mensual o quiera hipermuscularse el gimnasio será su hábitat natural. El mío está en la calle, en el campo…y en la piscina para mejorar la natación.

A ver si para ya esta bendita lluvia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here