Primera ruta 2013

2
74

Desde que mi compañero habitual de rutas se fuese al extranjero en septiembre (por una beca Erasmus), apenas he salido con la bici por el campo. Este pasado sábado mi universidad (la de Sevilla) organizaba por la sierra de Cádiz una ruta por una vía verde, con lo que tenía una oportunidad de oro para quitarme un poco el mono (además me convalidaban una serie de créditos que me venían muy bien).

A las 7 de la mañana del sábado nos recogían en autobús en el centro del SADUS en Los Bermejales (el complejo deportivo de la Universidad), para poder llegar a las 9:30/10:00 a Coripe (lugar donde iniciábamos la ruta) y hacer la ruta con tranquilidad. Así yo el día anterior había dejado todo mi material preparado, me levanté a las 6, me tomé un plátano y salí de casa. Fui el primero en llegar al punto de encuentro pero no había nadie (a esas horas en un sábado imaginaos), estaba todo oscuro, hacía frío y yo ya comenzaba a pensar que me habría equivocado de sitio. Al menos, los ciclistas y el autobús no tardaron en llegar, pude conocer a unos chicos de mi misma edad, desmontamos las bicis, las cargamos en el autocar y salimos.

Tras hacer un alto en el camino para poder desayunar llegamos a Coripe a eso de las 10 y poco. Volvimos a montar las bicicletas, nos hicimos una foto de familia y comenzamos la ruta. Ésta fue bastante tranquila tanto por la velocidad que imprimimos (el ritmo medio apenas llegó a los 20 km/h), como por el perfil (casi todo fue cuesta abajo), por la comodidad del camino y por el carácter propio de la marcha (era una actividad para disfrutar de la naturaleza mientras hacíamos deporte, no encaminada a mostrar un carácter competitivo).

9467293600_69d8379e5b_zEl paisaje se sale bastante de lo común para lo que es el sur de España, y en muchas cosas me recordó a Galicia (la conozco bastante bien porque parte de mi familia es de allí). Vimos entre otras cosas una encina de más de 300 años, un peñón con buitres, cascadas, riscos, riachuelos, etc. Como la vía verde era una antigua vía de tren, gran parte del trayecto estaba asfaltado y tenía muchísimos túneles, algunos de los cuales no tenían iluminación por factores propios de la crisis (robos de cobre, cables, bombillas, etc.), lo que nos obligó a ir iluminándolos nosotros con nuestros propios focos. Eso le dio un toque muy especial, ya que es algo a lo que yo no estoy nada acostumbrado. Finalmente llegamos a Olvera a las 13:30 tras 38 kilómetros, algunas peripecias mecánicas, un compañero perdido y otras incidencias. Nos tomamos unas cañas en una antigua estación, reconvertida en bar-restaurante y finalmente regresamos a Sevilla.

El ambiente fue excepcional tanto por parte de los monitores como de los ciclistas que formaban el grupo. Espero repetir la próxima ruta que se celebra en Mazagón el 6 de abril. Es una pena no haber descubierto esto antes y que la universidad apenas haga propaganda de estas actividades.

¡Un abrazo a todos!

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here