Triatlón de Sevilla 2013 [Mi crónica- Parte 1]

Esta prueba para mí no era sólo una carrera, sino que era algo más. Por ello me voy a extender un poco más de lo que acostumbro y he dividido el post en dos partes. Amantes de las síntesis ésta no es vuestra entrada y a vosotros os digo: mi rendimiento no se ajustó a mis expectativas, pero dudo de que me lo hubiese podido pasar mejor.

Borja, Yo y Javi, calentando antes de comenzar la prueba

Borja, Yo y Javi, calentando antes de comenzar la prueba

Precarrera

La noche previa a la carrera fue un infierno, no por los nervios, sino por un dolor de garganta que no me dejaba dormir bien (acabo de pasar un principio de resfriado que, entre otras cosas, me dificultaba estos últimos días la respiración). Total me levanto tarde, desayuno bien y me pongo a hacer un repaso de todo el material que iba a usar a lo largo del día. Todo correcto, así que lo guardo en un par de mochilas, cojo mi bici y me dirijo al lugar de la prueba (está a 4 km de mi casa).

Llego al box, tras pasar por las pertinentes inspecciones de los jueces y lo coloco todo según el orden en el que yo creo que me resultará más eficiente ir recogiéndolo al hacer las transiciones. Tomo referencias visuales sobre la ubicación de mi bici, para evitar despistes posteriores y abandono el box para reunirme con mis compañeros de club. El resto de la precarrera estuvo marcada por: una fantástica convivencia y almuerzo, el contemplar la prueba Olímpica y el percance que la novia de Borja tuvo con su automóvil (una cani le embistió con el coche).

Yo, Borja y Javi, justo antes de entrar en la natación

Natación (750 metros):

Salen los de la primera ola de los que competíamos en la distancia Sprint, por lo que empiezo a calentar más intensamente. De repente, oigo que alguien me llama, me giro y veo a una amiga mía de la universidad (Maka) que junto a su novio, me saludan entre la muchedumbre. Salgo de la zona reservada para triatletas y les doy un abrazo ¡Son las primeras personas que veo que me vienen a animar antes de mi nacimiento como triatleta! Mientas hablábamos y tal se acercan por detrás mis padres y también les doy un abrazo. Charlo con todos un rato, caliento después y me dirjo junto a Borja y otro amigo mío del club (Joselito) hacia la cámara de llamada, desde donde teníamos que diriginos al punto de salida.

Me tiro al agua y al principio la noto muy fría, pero tras estar chapoteando durante unos segundos comienzo a acostumbrarme a la temperatura. La gente se suele quejar mucho sobre lo sucia que está el agua del Guadalquivir, pero he de deciros que a mí no me pareció tanta cosa habiendo nadado en él y me atrevería a decir que muchas playas están bastante peor (eso sí, el agua está muy turbia y no se ve un carajo).

El segmento de la natación es el que menos he entrenado y es en el que competitivamente tengo menos experiencia, por lo que al principio de la prueba, simplemente quería ver cómo me iba, cómo me sentía y también comprobar cómo era eso de nadar en aguas abiertas. Así que, con todo ello y teniendo en cuenta que aún soy bastante lento nadando comienzo en la cola del pelotón. Craso error que no volveré a cometer ¿Por qué digo que fue un error? Porque detrás se colocan quienes además de ser lentos nadando, están menos preparados y suelen tener menos idea sobre cómo comportarse en una competición (cuidado con respecto a los deportistas que tienes a tu alrededor, seguir las indicaciones de los jueces, etc.). La cosa llegó a tal extremo que hubo un momento en el que estaba completamente rodeado de gente que nadaba a braza… Puede que me considere un nadador lento, pero a ese extremo no llego. Intento hacerme con un hueco para ir pasando a nadadores, pero es imposible. Me desepero, trato de hacerme a un lado, tampoco puedo, con lo que procuro no perder la concentración, seguir respirando bien y visualizar cómo haré la transición. Salí del agua en 17min 15 seg (unos 2 minutos más lento de los tiempos que hago en entrenamientos).

T1

Llego a mi primera transición y me voy quitando el material de la natación mientras corro: gorro, gafas y tapones. De repente pierdo uno, pero no voy a volver sobre mis pasos a buscarlo. Llego hasta mi bici sin contratiempos, me coloco el portadorsales, los calcetines, las gafas, el casco y un gel. Descuelgo la bici y empiezo a correr hacia la salida del box. Mientras corro, se me rompen las gomillas que mantenían las zapatillas en paralelo al suelo. Salgo del box, me monto en la bici, consigo meterme una zapatilla a pesar del percance y cuando me estoy metiendo la otra, noto en el pie una cosa dura… ¡Se me había quedado dentro una barrita energética! ¡Qué cuajo tengo! Pierdo un tiempo precioso mientras trato de solucionar el entuerto y lo peor de todo es que pierdo al grupo al que me había enganchado en la natación.

Bici (20km)

Salgo del box y oigo las voces de ánimo de mis conocidos y eso me espolea a tirar con fuerza los primeros metros, pero en cuanto subo un poco por el puente que está al principio del circuito noto bastante viento lateral y pienso: ¡Mierda! ¡Viento hoy no!
La bici es del triatlón el segmento del que más disfruto, pero de momento es el que más me penaliza en cuanto a tiempo. No consigo engancharme a ningún grupo durante la prueba, el viento da con bastante fuerza de forma frontal en algunos puntos. Durante parte del circuito, consigo medio entenderme con un chico, pero nuestra colaboración tampoco no nos lleva demasiado lejos porque ninguno de los dos somos buenos ciclistas. Como me conozco bien el trazado, voy arriesgando bastante en las curvas y recupero los metros que en las rectas no me dan mis piernas. Casi al final del segmento veo a otros dos grupos de amigos animándome: Ire, Jacko y Cuki por un lado, y por otro Belén y su madre, pues también me habían venido a ver. Eso me renueva las fuerzas y me ayuda a pensar que puedo remontar el desastre que estaba suponiendo la prueba en cuanto a rendimiento. Termino el sector ciclista en 43 min, 5 minutos más rápido que el duatlón, aunque he de decir que me esperaba haberlo mejorado aún más.

Continuar leyendo parte 2

¿Te gustó el artículo? ¡Échale un vistazo a nuestras entradas sugeridas!

Ricardo Sánchez Baamonde

Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla. En mis ratos libres soy blogger, triatleta popular, redactor en Triatletas en Red y colaborador con el Club Triatlón Isbilya - Sloppy Joe's.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar