Casco Bell Slant

Mi primer casco

Mi primer casco

El casco Slant de la marca americana Bell ha sido el primer casco de bicicletas que me he comprado en mi vida. Me lo compré por una cuestión de necesidad en la tienda onubense “Bicis Huelva”, siendo este modelo el único que realmente se acoplaba bien a mi cabeza. Al principio con todos los entresijos de los cascos me sentía un poco perdido pero tras más de un año de uso y habiendo adquirido más conocimientos sobre la materia, me animo a escribir una reseña sobre el mismo.

El modelo Slant se trata de un casco bastante polivalente aunque no pensado precisamente para la alta competición. Digo que es polivalente porque por su visera puedes pensar que su uso más adecuado es para la práctica del ciclismo de montaña. Ciertamente se desenvuelve perfectamente para este cometido, pero la mencionada visera se quita y se pone con una facilidad pasmosa (con un solo click). De esta manera te queda un casco bastante eficiente para su uso en carretera. He de confesar que no fue hasta hace poco que comencé a utilizar este “modo carretera” porque tenía miedo de estropear algo, aunque tras ver lo fácil que resultaba el proceso y los buenos resultados que me está dando me arrepiento de no haberlo hecho antes.

Dije que no estaba pensado para la alta competición porque efectivamente no está fabricado por sus materiales para tal efecto, ni tiene el mismo peso (aunque es muy ligero), ni tiene las caracaterísticas aerodinámicas correspondientes, etc. Pertenece a una especie de gama media y por ello resulta muy asequible y atractivo para el gran público: alrededor de 70 € (dependiendo de la tienda el precio se puede ver alterado tanto arriba como por debajo en unos 10 €). Además obedece a los buenos estándares de seguridad que cabe esperar de una gama media. Con la seguridad no te la juegues jamás.

El casco tiene 21 orificios para mejorar su ventilación y al menos la sensación que me ha dado a mí es que no es un casco demasiado “fresco”. No es que llevándolo te de la sensación de estar portando un casco demasiado caluroso y mal ventilado, lo que pasa es que en invierno nunca he sentido la necesidad de llevar un pañuelo debajo para evitar que se me enfríe demasiado la cabeza.

El anclaje es bastante firme y correcto, en mi caso pude adaptarlo perfectamente a mi cabeza, gracias a sus correas y a la rueda que tiene en la parte de atrás de la cabeza. Yo nunca he tenido ningún problema con él por lo que no tengo nada negativo que señalar en este aspecto.

Estéticamente no me parece feo (sino no me lo habría comprado), además cada año ofrecen este modelo con una gran variedad de colores por lo que seguramente podrás encontrar uno que te guste, pero a mí no me llega a enamorar. Tiene algo que no me termina de convencer y por ello cuando éste cumpla con su vida útil me buscaré un nuevo casco, posiblemente uno de Catlike o de Spiuk en algún color llamativo.

Como nota yo le doy un 3 sobre 5.

Espero haberte resuelto alguna duda si es que la tenías sobre este casco y si no lo conocías… ¡Pues algo más que sabes! ¡Un abrazo!

¿Te gustó el artículo? ¡Échale un vistazo a nuestras entradas sugeridas!

Ricardo Sánchez Baamonde

Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla. En mis ratos libres soy blogger, triatleta popular, redactor en Triatletas en Red y colaborador con el Club Triatlón Isbilya - Sloppy Joe's.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar