Detalles que marcan la diferencia II. Carrera a pie.

Habiendo dado previamente las indicaciones sobre pequeños detalles que marcan la diferencia en el ciclismo, quiero hacer lo propio con el running y atletismo en general:

Carrera a pie

– Respiración. En el deporte es importantísimo llevar una respiración correcta aunque en el running cobra una relevancia especial. Es una de esas cosas que bien llevada puede hacerte ir con buenas sensaciones a un gran ritmo, o bien obligarte a cesar súbitamente la actividad. Es una cuestión muy personal, aunque por lo general la mejor combinación suele resultar: inspirar por la nariz y expirar por la boca (a no ser que la intensidad a la que se realice el esfuerzo sea muy alta, en cuyo caso lo mejor sería respirar directamente por la boca). Si no la llevas bien, puede aparecer una sensación de dolor abdominal (flato), que puede estar causado además por otras razones como haber comido poco antes de salir a correr y que puede ser corregido a tiempo si realizas respiraciones más profundas y bajas levemente el ritmo que estabas llevando.

– Zapatillas adecuadas. Todas las zapatillas no son iguales: cada una está hecha para un tipo de pisada (pronador, supinador o neutro), un tipo de suelo (asfalto, pista, trail o mixta) lo que hace que varíen características como durabilidad, amortiguación, elasticidad, etc., para unos valores determinados de peso con respecto al corredor (pueden estar pensadas para personas ligeras, con un peso más medio o incluso pesado) y una distancia concreta (por debajo de 10k, 10k, media maratón y maratón o superior).

– La pisada. Cuando corres casi es tendencia natural el pisar de primeras con el talón (gracias a la costumbre que tenemos de llevar zapatos), aunque lo que debería de ser normal es hacerlo con la zona de los metatarsos. De acostumbrarte a correr taloneando llegará un momento en el que antes o después comiences a sentir molestias y posiblemente te lesiones (no te lo creerás pero estas cosas pasan así). Desde hace unos años hay una corriente llamada barefooting o minimalismo que aconseja el llevar un calzado sin apenas amortiguación que simule al máximo las sensaciones de ir corriendo descalzo, haciendo que corrijas la pisada para aterrizar correctamente de forma automática (si no te lo crees prueba a correr unos 10 metros completamente descalzo y te darás cuenta de lo que estoy hablando). Hay una web dedicada a esto http://www.goodformrunning.com/

– Posición de la espalda. Lo mejor es llevar la espalda completamente erguida y con los hombros rectos. Así no sólo respirarás mejor y llevarás mejor ritmo, sino que prevendrás dolores de espalda y otras lesiones. Con la fatiga y el cansancio es fácil olvidar esto, por lo que conviene no perder la concentración.

– Braceo. Es muy importante acompasar un braceo correcto durante la carrera. Lo mejor sería hacer uno por pisada, tener especial cuidado con el ángulo que forman los brazos con respecto al cuerpo y evitar hacer movimientos laterales innecesarios con los brazos. He aquí un artículo en el que se trata de forma exahustiva este tema.

¿Se te ocurren más detalles que se me hayan escapado?

¡Un abrazo!

¿Te gustó el artículo? ¡Échale un vistazo a nuestras entradas sugeridas!

Ricardo Sánchez Baamonde

Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla. En mis ratos libres soy blogger, triatleta popular, redactor en Triatletas en Red y colaborador con el Club Triatlón Isbilya - Sloppy Joe's.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar