K-Swiss Blade Max Stable VS Asics GT-2000

Las K-Swiss Blade Max Stable y las Asics GT-2000 han sido las zapatillas que he usado durante este último año. En el mundo de las zapatillas de running pertenecen a la misma categoría (por tipo de usuario, uso que se le da, superficies, distancias a recorrer, etc.), por lo que me he animado a hacer una breve comparación entre las mismas.

2014-02-17 10_opt

Perfil

Ambas zapatillas son zapatillas pensadas para recorrer largas distancias (hasta una maratón) entrenando o incluso compitiendo, a ritmos relativamente lentos, por asfalto y siendo sus usuarios relativamente pesados (hasta unos 80 kgs) y pronadores. Las Blade Max Stable son el tope de gama de K-Swiss, mientas que por encima de las GT-2000 en Asics encontraríamos las Kayano, pero éstas últimas están hechas para un tipo de corredor más ligerito, por lo que la comparación hecha en esta entrada es la adecuada. Además ambas se mueven en los mismos precios (115-130 € P.V.P.).

Blade Max Stable

Lo mejor

– El ajuste creo que es perfecto. Incluso si se te desabrochan los cordones puedes continuar corriendo sin problemas.

– La ausencia de costuras el interior de la zapatilla te permite correr sin calcetines, cosa ideal si participas en algún tipo de triatlón o acuatlón.

– La suela transmite una gran sensación de comodidad y estabilidad, aunque no da la sensación de estar excesivamente acolchadas.

Corrigen muy bien la pronación.

– Son zapatillas muy conseguidas estéticamente.

Lo peor

– La puntera la encuentro un poco dura y me resulta incómoda en los dedos habiendo sobrepasado unos kilómetros.

– La suela, que es fantástica para asfalto, es terrible para otros terrenos, ya que se quedan piedras, semillas y otros objetos incrustados en su dibujo.

– Creo que el peso lo tienen mal distribuído. Corriendo me dan la sensación de ser más pesadas de lo que realmente son.

– La durabilidad del exterior de la suela.

GT-2000

Lo mejor

– Tienen un drop (diferencia de altura del talón respecto a la puntera) relativamente bajo (8mm), lo que favorece una pisada más natural.

– Son zapatillas hechas para correr por superficies duras, pero su suela te permite sin problemas probar otros terrenos.

– Tiene una puntera razonablemente flexible, de tal manera que no te hace daño en los dedos.

– A pesar de estar genial ventiladas no te dan sensación de frío.

– Tiene muchas opciones de color.

– A pesar de ser unas zapatillas relativamente pesadas (por encima de 300 gr) no dan esa sensación al correr.

Lo peor

– El ajuste podría ser mejor, sobre todo en la zona del tobillo.

– Hasta que te acostumbras no transmiten tanta estabilidad.

Conclusiones y opinión personal

Creo que ambas son zapatillas excepcionales. Considero que las K-Swiss están más hechas para alguien que quiera solucionar problemas derivados de una pronación más acusada. Además tienen un extra de sabor triatlético del que las Asics carecen. Estas útimas me han gustado más (a rasgos generales), ya que les he visto menos desventajas y el hecho de que el drop sea más bajo y puedan usarse por terrenos más allá del asfalto es todo un puntazo.

¿Y a ti cuál te gusta más? ¿Qué zapa usas tú para entrenar?

¡Un abrazo!

¿Te gustó el artículo? ¡Échale un vistazo a nuestras entradas sugeridas!

Ricardo Sánchez Baamonde

Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla. En mis ratos libres soy blogger, triatleta popular, redactor en Triatletas en Red y colaborador con el Club Triatlón Isbilya - Sloppy Joe's.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar