¿Acatamos las normas de una carrera?

A veces porfiamos hasta la saciedad y no nos damos cuenta de que estamos equivocados, pero seguimos manteniendo nuestra postura hasta que, en algún momento nos damos cuenta de nuestro error. Llegados a ese punto podemos reconocerlo o no. Hay mucha controversia cuando hablamos de temas como: el usar auriculares en carrera, no pagar una inscripción por considerarla cara, o de coger avituallamiento a un acompañante que no tiene  dorsal, y por lo general se suele meter mucho la pata.

II Triatlón de Isla Canela

Bien, antes de nada lo que tenemos que hacer cuando vamos a participar en una carrera es:

1.- Leer todo el reglamento de dicha carrera (que casi nadie lo hace y da por hecho que sabe todas las normas).

2.- Deberíamos también leernos el reglamento de la RFEA  para no encontrarnos con sorpresas.

3.- Este, es opcional pero todas aquellas normas que no están reflejadas en el anterior, están en el de la IAAF como por ejemplo el los auriculares.

Y a partir de ahí, ya podemos opinar, protestar o apoyar lo que haga falta.

Se ha dado un caso muy controvertido a últimos de mayo, pues se ha sancionado a un atleta que no realizó la inscripción correspondiente a cierta media maratón. Participó llevando el dorsal que se le había asignado el año anterior en el mismo circuito de carreras populares. Desconozco el puesto de llegada de este señor en la carrera en la que se le ha cazado, pero lo que no me parece bien, al igual que a muchos  atletas, que haya  dispuesto de avituallamiento. Por ello estoy de acuerdo con la organización a ejercer su derecho a sancionarlo con tres carreras y si persiste en su intento, sancionarle por cinco años, creo recordar.

Hay que tener en cuenta que un organizador, sea quien sea (gane o no dinero con ello), debe pagar unos seguros que son obligatorios (de responsabilidad civil y de accidentes), conseguir los ansiados regalos que les “exigimos” a veces, pagar  permisos de paso, sean por monte o para cortar el tráfico en ciudad, pagar por unos servicios sanitarios como médicos (que cobran una pasta), Cruz Roja, Proteción Civil, voluntarios (en algunas carreras cobran), avituallamientos sólidos o líquidos (isotónico o agua)… pues bien, estos organizadores también tienen que acatar las normas que los organismos les imponen.

Partiendo de esta base, entiendo que: si no estamos de acuerdo con lo que nos cobran por una inscripción, pues sencillamente no participamos, pero tendremos que respetar al resto de los atletas que sí lo hacen y acatar las normas que la organización de esa carrera tiene en su reglamento.

Nos gusta exigir y mucho; ¿cuántas veces, tras recibir la bolsa del corredor, hemos oído?: “Yo pago una inscripción, así que, tengo derecho a mi camiseta y a algo más ¿no?“, “vaya ratas, ¡qué ruines! se podían haber estirado un poco más ¿no? que para eso nos lo cobran“. Sí, tenemos derecho a algunas cosas que ya vienen reflejadas en el reglamento de la carrera al igual que tenemos obligaciones y éstas, también vienen reflejadas en dicho documento.

Viñeta de 72 Kilos titulada “Las trampas”.

Si estás federado y participas en una competición oficial, como un Campeonato de España o un autonómico, al llegar a meta no recibes un regalo sino que te encuentras con un avituallamiento, generalmente líquido, pero en una carrera popular la cosa cambia.

Deberíamos preguntarnos: ¿Por qué participo en una carrera? ¿Por qué me regalarán una camiseta técnica? ¿Qué implica todo esto?… Realmente me pregunto si de verdad acatamos y respetamos las normas de una carrera, sea popular o no. Lo que sí está claro es que todos creemos saber y entender mucho del tema, pero luego nuestros actos no están encaminados en la dirección correcta. Hasta que de verdad no nos corrijamos no disfrutaremos plenamente de esa carrera a la que nos hemos apuntado.

Sraceas.

¿Te gustó el artículo? ¡Échale un vistazo a nuestras entradas sugeridas!

sraceas

Notar el frío en la cara hace que me sienta viva, mientras recorro una gran distancia entre dos localidades, haciendo que esa distancia que hay entre ellas se convierta en una distancia muy corta.

2 Respuestas

  1. MedRunning dice:

    Quizás ese sea el problema que deba replantearse la gente: el “porqué corren”.
    No sólo a nivel de carreras populares, sino a nivel general.
    La motivación y el espíritu del atletismo/running o como lo quieras llamar, se está difuminando cada día más dentro de la burbuja del postureo, la tontería y la sinvergonzonería.

    Cuando todo esto acabe, quedará un deporte bellísimo, machacado por gente que lo ha practicado de un día para otro, y que ha terminado dándole una mala imagen que perdurará un par de años.

    Esto es sólo el principio, cosas más sorprendentes podremos ir viendo a lo largo de los años. Yo por el momento, cosas como hacerme fotos con mi dorsal y publicarlas en redes sociales, ya no lo hago…porque la falsificación está de moda. Cosas como los avituallamientos…más de lo mismo, en fin. Donde está la ley, está la trampa.

    Un saludo y muy buena entrada-reflexión.

    • Ricardo Sánchez Baamonde dice:

      ¡Hola Emilio!
      Yo desde luego no entiendo qué satisfacción le produce a la gente hacer trampas. Si algo está prohibido y te metes a ello de lleno, hazlo siguiendo las reglas del juego. Si no puedes escuchar música en una competición, pues no te lleves el Ipod. Para cosas como “Es que sin música yo no puedo correr”, invito a que uno no compita porque molesta a los demás. También me fastidia el que se cuela sin dorsal o corre con un dorsal falso. Lo único que demuestra quien hace esas cosas es que estos deportes no los siente de verdad. Para correr gratis puedes ir cualquier día de la semana, e incluso hay organizaciones que no cobran por competir (pocas, pero las hay). Si no estás dispuesto a pagar por correr una carrera, pues simplemente no la corras, pero luego si te sancionan no llores.
      ¡Un abrazo y gracias por el comentario!. Tanto Sraceas como tú tenéis muchísima razón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar