Consejos y recomendaciones para circular en bicicleta (parte I)

Después de una semana repleta de momentos peligrosos que he visto y experimentado subido en mi bicicleta, tanto en mis desplazamientos por la ciudad como en salidas de entrenamiento con la bici de carretera, he tomado la decisión de manifestar, desde mi punto de vista, algunos consejos que habría que tomar al estar circulando.

Niños bicicleta

1. Prevé lo imprevisible.

Esta semana me he visto frenando a apenas 1 milímetro del lomo de un perro de mediano tamaño que invadía el carril bici, el cual recorre casi la mitad de Sevilla, ciudad en la que resido actualmente. El dueño se suponía que lo tenía sujeto en corto, pero se le escapó puesto que había correa suficiente para que el perro pudiera ir a comprarle el pan…
Tras ver desde lejos que esa posibilidad existía fui intentando alejarme lo máximo posible, tanto del perro como del dueño, además de reducir la velocidad en el supuesto de que algo pasara… y esto pasó… el perro invadió el carril y tuve que frenar de golpe y porrazo. El perro solo me miró con cara de “¿tú que haces aquí?”

2. Atento a todo aquello que sea capaz de moverse.

Con esto hago referencia tanto a peatones, coches, autobuses, motos, carritos… quizá vaya un poco de la mano del punto anterior, pero no está mal hacer hincapié en que no circulamos solos.
En Sevilla el carril bici está instaurado en la acera, por lo que este carril bien podría llamarse carril carrito, carril paseo… puesto que está continuamente siendo invadido de todo menos de bicicletas en circulación.

Hay que estar muy pendiente puesto que en semáforos y pasos de peatones, el ciclista, debido a una reacción química o física se vuelve invisible, y muchos conductores no hacen por vernos, por lo que ésa es una razón más para estar alerta.

Ejemplo: esta semana un conductor se plantó encima del paso de peatones sin dejarme pasar, mirando sólo hacía la izquierda, lado opuesto al que yo estaba. Le comenté al conductor, que la derecha también existía, siempre con un tono de humor, para quitarle hierro a esta locura.

3. Mira por tu seguridad y por la de los demás.

Multitud de imprudencias se ven a diario, cosa que no solo perjudica al que conduce la bici, sino a todo tu alrededor.

El circular sin manos, cosa que he visto esta semana tanto circulando en ciudad como en la carretera, no es de lo más acertado que se pueda hacer. Puede ser que la bicicleta esté bajo control y en equilibrio, pero ¿quién controla los agujeros existentes en el suelo, un frenazo de alguien de delante, o un simple animal que se nos cruce, el cual nos haga tener que frenar en milésimas de segundo, y no podamos hacerlo puesto que no tenemos el freno a mano?.

4. Sé amable.

El ir predestinado a enfadarse con el primero que te pase por el lado, parece que está un poco a la orden del día, por lo que lo mejor es intentar ser amable.

Si vas por la ciudad, por el carril bici y ves que puedes adelantar al ciclista que va delante, avisa de que le vas a pasar y por dónde. Un simple “voy por tu izquierda” es válido, y esa persona lo agradecerá.

Dar las gracias y sonreír, es un gesto simple y además barato. En los países anglosajones es una costumbre muy típica, y puede ser que te lo devuelvan de alguna forma, como con otra sonrisa. Por ejemplo si vas a cruzar un paso de peatones y un coche que aparece de repente se frena para dejarte pasar, por darle un gesto con la cabeza de agradecimiento, de coste nulo, y que a la vez quiere decir “¡gracias por no llevarme por delante!“.

Si vas entrenando por carretera y ves a algún ciclista, o grupo parado, es muy agradecido preguntar si va todo bien. No se sabe cuáles son las habilidades al completo de un numeroso grupo de ciclistas para cambiar un simple pinchazo (enlace a entrada Saludar haciendo deporte).

Resto de recomendaciones (no por ello menos importantes):

  • Prohibido circular con auriculares.
  • Hazte ver cuando sea de noche, ya sea con prendas reflectantes o cualquier dispositivo luminoso.
  • Revisa el estado de tu bicicleta periódicamente (frenos, cambios…).
  • Circula mirando al frente. No es válido circular mirando al tendido.

Y la más importante de todas… ¡¡¡DISFRUTA!!!

¿Te gustó el artículo? ¡Échale un vistazo a nuestras entradas sugeridas!

david

Estudiante y aprendiz de la vida. Siempre con la de mente aquí y allá, de la mano de mi inseparable compañera... ¡¡¡mi bici!! Aficionado al triatlón, aunque más que practicarlo, lo disfruto. Nacido en España, con la mentalidad invadida por tendencias inglesas e irlandesas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar