ITU VS Ironman

Hacía tiempo que no escribía nada sobre triatlón. Como hace unos meses escribí una entrada sobre lo que era la ITU y otra sobre lo que era la marca Ironman, me gustaría establecer una pequeña comparación entre los dos organizadores de carreras de triatlón más importantes del mundo. Esta entrada no pretende entrar muy en detalle del sistema que sigue cada uno, sino simplemente dar unas pinceladas para captar la esencia de ambos.

ITU-Triathlon-Logo

En qué se basa el modelo ITU

Para el profesional

Es un modelo basado en el sistema de federaciones. De hecho, éste es el máximo exponente para carreras de este tipo, ya que la ITU es la Federación Internacional de Triatlón. Para acceder a las carreras de mayor prestigio, el deportista ha de lograr méritos en carreras organizadas por las federaciones nacionales correspondientes, y con anterioridad a las mismas en las regionales. Desde mi punto de vista es un sistema mixto, pues el rendimiento individual ayuda a que el triatleta se promocione, pero de una forma u otra éste depende mucho de la federación a la hora de seguir escalando, ya que si ésta no le quiere llevar a ciertas competiciones, el atleta no irá.

Para el aficionado

Los aficionados no corren junto a los profesionales, sino que compiten en días diferentes. Vemos que en estas carreras hay una fuerte presencia de elementos federativos como jueces oficiales, la exigencia de presentar las tarjetas acreditativas de deportistas federados, el tener que respetar la normativa no solo de la propia carrera, sino de la ITU, etc.

ironman

En qué se basa el modelo Ironman

Tanto en el ámbito profesional como aficionado opera al margen de lo dictado por las federaciones. Crean sus propios sistemas de clasificación, jueces, campeonatos, normativa, reglamentos, registros de deportistas, etc. Yo diría que es un modelo empresarial, ya que no depende tanto de instituciones públicas o semipúblicas, como de la propia sociedad gestora de estas carreras. Este modelo ha ido proliferando mucho en los últimos años.

Profesional

En el ámbito profesional, basta con suscribirse al programa de atletas profesionales que la WTS pone a disposición de todo el mundo al principio de cada temporada. Pagando un canon y aceptando sus normas puedes participar en las pruebas que te apetezcan, salvo para los campeonatos del mundo, para los cuales has de clasificarte en función de tus resultados.

Aficionado

Compites en la misma prueba que los profesionales, aunque saliendo unos minutos después para no estorbar. No ves el mismo intervencionismo federativo y, aunque las pruebas suelen ser más caras, suelen ofrecen más servicios.

vs

¿Qué es mejor?

Sobre el papel y por como debería de ser, con lo que estoy más de acuerdo es con el sistema ITU, pues es un organismo que ha nacido para garantizar unos estándares de calidad y seguridad por encima de cualquier interés económico o personal. Con lo que me siento más afín en la práctica es con el sistema Ironman, porque:

  1. La ITU, así como las distintas federaciones que se adscriben a ella, está formada por políticos. En las federaciones los deportistas tienen poca voz y voto (por no decir ninguno) y al final quienes mandan anteponen sus propios intereses a los de el deporte al que representan.
    Si no me crees basta con que hagas dos cosas:
    – 1. Lee el reglamento de la federación española de triatlón o la de tu comunidad autónoma y busca el apartado relativo a las elecciones a su presidencia. Cualquier parecido con una democracia es una pura coincidencia.
    – 2. Quienes terminan mandando en las federaciones, organizan carreras (garantizándose para ellos mejores medios, fechas, circuitos y publicidad), buscan mejorar su estatus y posición social y miran muy poco por el deportista. Si tampoco me quieres creer en esto, basta con que investigues un poco, que mires qué carreras sustituyen a cuáles, que veas qué deportistas y clubes son promocionados y cuáles no, que estés un poco atento a las ruedas y notas de prensa de carreras importantes, etc.
  2. Ironman al ser una empresa mima más al deportista, ya que si éste deja de estar satisfecho con ella, no acude a sus carreras y éstas no generan beneficios. Además es más sensible a la mala prensa, por lo que organizativamente suele estar un par de pasos por delante. Tal y como están las cosas me parece un sistema más democrático a la hora de premiar el trabajo bien hecho.
  3. En el plano profesional me parecen más justos, ya que el deportista depende exclusivamente de sí mismo. Además, el modelo Ironman no es tan restrictivo en temas de patrocinio, como sí lo son las federaciones. Así los profesionales pueden ganar más dinero. Incluso los deportistas que no son top 5 en Ironman siguen teniendo más exposición mediática que los top 5 ITU, por lo que hay más deportistas que pueden vivir del triatlón bajo estos formatos.

Aún así creo que el papel de las federaciones es fundamental, pues ayudan mucho en lo que es la promoción del deporte, a nivel de formación y de base, así como con el sistema de becas.

carita triste

En la mayoría de medios que he tenido la oportunidad de leer reflexiones similares a esta, critican el modelo de empresas como Ironman, ya que dudan de sus estándares de calidad y consideran que solo las federaciones pueden lograr alcanzar dichas garantías. Me hace mucha gracia la imparcialidad que tienen los textos de esos medios, pues tienen banners con publicidad de las federaciones a las que defienden. Además cuando publican resúmenes de sus pruebas, suelen ser notas de prensa que éstas les facilitan, en lugar de crónicas más críticas y objetivas. No niego que hay muchas empresas que tratan de copiar el modelo Ironman/Challenge/XTerra, para aprovecharse y ganar dinero a costa de ofrecer malos servicios. Eso me parece algo asqueroso y despreciable.

carita muy feliz

¿Cómo podría recuperar la fe en las federaciones?

Que los deportistas federados tengan el protagonismo que se merecen, siguiendo las federaciones sistemás más democráticos de elección. Además creo que se deberían de presentar incompatibilidades si se ejercen ciertos cargos, con ciertas actividades dentro del ámbito privado para evitar gestiones negligentes. Al mismo tiempo, tanto las becas, como patrocinios y promociones oficiales deberían de ser exclusivamente por méritos y necesidad.

Hasta que esto no sea así yo seguiré defendiendo la labor de los Ironman, XTerra y Challenge de la vida.

¿Y tú? ¿Qué opinas de todo esto? ¿Qué modelo prefieres tú? ¿Podrías decirme por qué?

¡Un abrazo y espero no haberte dejado ciego con un post tan largo!

¿Te gustó el artículo? ¡Échale un vistazo a nuestras entradas sugeridas!

Ricardo Sánchez Baamonde

Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla. En mis ratos libres soy blogger, triatleta popular, redactor en Triatletas en Red y colaborador con el Club Triatlón Isbilya - Sloppy Joe's.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar