Licencia deportiva única

Casualmente, al poco de terminar una entrada en la que hablaba sobre el sistema federaciones en el mundo del triatlón vs el sistema empresarial, me encuentro con una noticia que ha causado un gran revuelo en los deportes federados de este país. Se trata de la licencia deportiva única.

Mi licencia autonómica

Mi licencia autonómica

¿Qué es una licencia federativa? ¿Qué sistema había hasta el momento?

Se trata del contrato que firmas con una federación deportiva, de tal manera que a cambio de pagar una cuota y someterte a sus normas, obtienes como contraprestación el convertirte en un deportista reconocido y el obtener otra serie de ventajas (seguros, descuentos, etc.). Hasta el momento existían dos tipos básicos de licencias en función del territorio de aplicación: la licencia autonómica (más barata) y la licencia nacional (más cara).

¿Qué es la licencia autonómica única?

La licencia deportiva única, es una reforma que se propone desde el gobierno central, para suprimir las licencias territoriales y que a partir de ahora solo existan las nacionales.

La controversia

La reforma se ha visto con más detractores que seguidores, pues se ha planteado una controversia que tiene los siguientes  prismas:

  • Por un lado muchas federaciones territoriales dejarían de existir ya que cada vez se reducen más sus subvenciones y fuentes de financiación. Así se despedirían a muchos empleados e incluso se podrían reducir las becas autonómicas que reciben los atletas locales.
  • Las federaciones entienden que se invaden competencias atribuídas a las comunidades autónomas.
  • Se cree que se está perjudicando a los atletas que solo desean competir a nivel autonómico, pues se argumenta que van a subir los costes de las licencias.
  • La nefasta gestión que se hace en las federaciones nacionales ha llevado a que necesiten una mayor inyección de capital, teniendo que recurrir a medidas de ese tipo.

Cómo nos afecta la reforma

Antes de nada me gustaría recordarte que una federación deportiva nace para servir a sus deportistas, ofrecerles un buen servicio y que éstos puedan así practicar, dependiendo del caso, su medio de vida o afición favorita. Estas entidades se mantienen económicamente a través de: las cuotas de sus federados, los cánones que estos pagan por participar en sus eventos, los patrocinios y las subvenciones públicas. La reforma propuesta afecta a dos tipos de personas: al deportista y a los que trabajan para la federación.

Para el deportista

  1. Cambia a quién se le paga.
  2. No necesariamente supondrá un incremento de cuánto se paga, pues yo diría que las cuotas se mantendrían o incluso reducirían. ¿Por qué? Pues porque bajo el modelo actual, soportamos por deporte a 18 federaciones, con sus 18 presidentes, 18 vicepresidentes, secretarios, sedes, administrativos, etc. Si muchos de esos gastos los dejamos de tener, la federación española de turno tendrá más dinero, con lo que ¿cómo va a suponer eso un incremento en las cuotas a soportar por los deportistas?.
  3. Si se suprimen los costes generales y aumenta el número de afiliados para una misma federación, las prestaciones para los deportistas aumentarán, así como las becas que se concedan (tanto en número como en dotación).
  4. Habrá un incremento en las comodidades y posibilidades a la hora de competir. El hecho de que por competir en tu comunidad, te salga más barato me parece un atraso. ¿Por qué si vivo en Sevilla o en Huelva ha de salirme más barato competir en Almería que en Badajoz? ¿Acaso no está al doble de distancia? ¿Es que ser andaluz (o de otra comunidad) me hace especial? Este tipo de cosas me recuerdan a las clases de historia que tenía en el colegio, pues cuando llegábamos a la parte de la Edad Media nos enseñaban que se imponían aranceles a los comerciantes y viajeros por cruzar puentes y atravesar fronteras. Para el deportista es un atraso el tener que pagar más por competir más cerca de casa. No vivimos en un país tan grande como para permitirnos el lujo de establecer ese tipo de fronteras.
  5. Si desapareciesen las federaciones autonómicas, tampoco veríamos un deterioro a la hora de confeccionar calendarios ni eventos, pues simplemente cambiarían los gestores encargados de esta labor.
  6. Supondrá una mayor igualdad con respecto a los cuotas que se deben de abonar. No me parece justo que deportistas de ciertas comunidades deban de pagar más o menos que otros.

Para las federaciones autonómicas y sus trabajadores

  1. Supone una pérdida de poder increíble y las convierte en prácticamente unas entidades irrelevantes. Eso escuece mucho, y más en un país donde cada comunidad trata de aglutinar la mayor cantidad de poder posible, aunque eso en ningún caso se traduzca en una mejora efectiva en el servicio prestado a los administrados.
  2. La desaparación de lobbies. Por todos es sabido que las federaciones nacionales no son un ejemplo de eficiencia y buen hacer. El caso es que las autonómicas, por norma general, tampoco pueden sacar pecho como gestoras y además en ninguna de ellas, o en muy pocas, los deportistas tienen peso de verdad. Muchos presidentes crean ahí sus cotos personales de caza, creando y destruyendo como les parece.
  3. Los puestos que potencialmente se puedan destruir, en muy poco van a afectar a que los deportes regulados se sigan desarrollando con normalidad. Hay muchos otros sectores en la administración que requieren de más trabajadores, pues están saturados de trabajo con el personal actual (justicia, policía, sanidad, etc.), pero en caso del deporte casi que sobran.

Conclusión

Muchos están diciendo que la propuesta que trato en este artículo, vulnera lo dicho en la propia Constitución, por ser el deporte una competencia exclusiva de las comunidades autónomas. Lo que no dicen es que éstas tienen atribuídasla promoción del deporte y la adecuada utilización del ocio“. Así, dependiendo de cómo se plantee la reforma, estaremos ante un caso de reordenación administrativa, perfectamente válida desde el punto de vista jurídico.

Todo el follón que se ha generado, no es porque los deportistas nos vayamos a ver perjudicados (ya que en muchos sentidos vamos a salir beneficiados), sino por los propios intereses que se han creado en torno a las federaciones autonómicas. ¡Nuestros derechos y prestaciones no se van a ver lesionadas! ¡Es una cuestión exclusivamente política!.

¡Un abrazo!

¿Te gustó el artículo? ¡Échale un vistazo a nuestras entradas sugeridas!

Ricardo Sánchez Baamonde

Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla. En mis ratos libres soy blogger, triatleta popular, redactor en Triatletas en Red y colaborador con el Club Triatlón Isbilya - Sloppy Joe's.

2 Respuestas

  1. Hola Ricardo

    Un tema muy interesante y sin lugar a dudas bastante controvertido y espinoso. Es verdad que va a perjudicar a algunos sobre todo a aquellos que chupan del bote. Con esto no digo que no haya profesionales y federaciones que hagan muy bien su trabajo pero también hay muchos otros que no lo son.

    Por otro lado puede que algún deportista se vea afectado en el dinero y apoyo que recibe, pero creo que ese es un tema que da para mucho hablar y no precisamente sencillo. Creo que viene por educar y creer en el deporte desde la base, desde la raíz.

    La gran mayoría de los deportistas que somos amateur, nos veríamos ayudados por una licencia única no solo autonómica si no nacional. Somos muchos los que practicamos varios deportes que al final supone una duplicidad de seguros (otro tema que da mucho que hablar) que no aportan nada para poder participar en pruebas de diferentes deportes.

    Ojala se legisle para regular la licencia única correctamente.

    • Ricardo Sánchez Baamonde dice:

      Yo también estaría a favor de que hubiese una licencia por ser deportista profesional y ya está. Ya si encima nos movemos por territorialismos (que era al final de lo que iba la reforma), el dinero y fondos destinados a estos deportes se disipan demasiado y al final vemos que poco o nada terminan haciendo por desarrollar e impulsar las disciplinas correspondientes.
      Sé que hay federaciones que lo hacen bien y no reniego de su labor. Es una pena que paguen justos por pecadores, pero al final estas instituciones están para servir a los deportistas y estoy segurísimo que eliminando estas duplicidades pueden llegar a verse enormemente beneficiados.
      Evidentemente hay muchos que se oponen a estas medidas porque tienen intereses en que el sistema se mantenga como está y hay otros tantos porque entra en conflicto con ideales políticos, pero desde un punto de vista estrictamente deportivo, creo que es lo que más interesa.
      ¡Un abrazo y muchísimas gracias por comentar Rubén! Aprecio mucho tus opiniones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar