Análisis mallas Asics Sprinter Young

0
215

Desde que a principios de 2014 me comprase mis zapatillas Asics GT-2000, me he enamorado de esta marca y eso ha hecho que al ir renovando mi vestuario de running también escoja su ropa, en lugar de la su competencia. Como al correr se me irritan las piernas si uso calzonas, llevo dos años llevando mallas. Todo ello ha provocado que ahora me haya surtido con un par de Asics Sprinter Young en RunningWay y que por ello te comente mi experiencia con ellas.

Mallas Asics Sprinter Young

¿Por qué corro con mallas?

Como dije al principio del post al correr se me irritan las piernas. No sé si es porque las tengo muy juntas, o porque tengo los muslos grandes, pero el caso es que tanto al andar como al correr, la cara interna de mis extremidades se rozan entre sí. Cuando llevo un rato corriendo, éstas se ponen en carne viva y antes tenía que usar una crema para evitar las irritaciones. Desde que comencé a usar mallas todos estos problemas desparecieron.

¿Qué busco en unas mallas?

En primer lugar que sean cortas, ya que soy muy caluroso y dependiendo de la ocasión me gusta usar perneras de compresión (como mis R2 y mis NRG). Luego, me gusta que no sean muy gruesas, que me permitan tener una buena movilidad, que en la cara interna mantengan la textura de malla (y no de rejilla como en algunos modelos que he visto por ahí) y que tengan algún bolsillo para llevar las llaves.

Por último ya entran cuestiones de estética, marcas, precios y tecnologías especiales, pero en el párrafo anterior están las claves de mis requerimientos mínimos.

¿Cómo son las Asics Sprinter Young?

En primer lugar son muy suaves, cosa que me llamó la atención desde que me las probé. En segundo lugar aún ciñéndose al cuerpo no aprietan nada, lo que da la extraña sensación de que éstas han dado de sí. Al principio todo ello me resultó muy extraño, pero viéndolo con perspectiva prefiero que sean así, ya que de esta manera me dan mucho menos calor y corro mucho más suelto si acelero el ritmo. En tercer lugar tiene un amplio bolsillo trasero para llevar las llaves, el D.N.I o pequeños objetos, pero no tienen el típico bolsillito auxiliar que muchas mallas y calzonas de running tienen en el lateral/frontal para llevar de forma específica las llaves. En cuarto lugar, el color de estas mallas es lo que más me ha llamado la atención, ya que tienen varias opciones y todas son bastante llamativas. Por último su tejido es bastante fresco, o al menos me han dado esa sensación corriendo a unos 35ºC por Sevilla.

Su P.V.P. es de aproximadamente 20€, por lo que teniendo en cuenta su calidad poco más se les puede pedir.

Para terminar. Nota final

¿Y Tú? ¿Usas mallas para correr? ¿Qué marca de running te gusta más? ¿Me recomiendas alguna?

¡Un abrazo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here