¿De qué sirve ser el mejor?

Ésta es una pregunta sobre la que he estado reflexionando desde hace ya bastante tiempo. Innegablemente hay algo dentro de la condición humana que nos empuja a categorizar todo lo que nos rodea, y añadir etiquetas del tipo: “lo mejor”, “lo más bonito”, “lo más rápido”, “lo más ligero”, “lo más duradero”, “lo más barato”, “lo más caro” y así con una larga lista de “lo más”.

Juan Pablo Triatlón de Sevilla

Mi amigo Juan Pablo disfrutando del Triatlón de Sevilla 2014

¿Qué significa ser mejor en deporte?

  1. A nivel profesional. En estos casos, una persona tiene unas condiciones superiores a las de sus rivales y por tanto suele ganar en la modalidad a la que se dedica. De esta manera logra acaparar patrocinios, mejores contratos y en definitiva puede dedicarse a su deporte de forma exclusiva.
  2. A nivel personal para el amateur. En función de lo vivido por cada uno, se le da un valor y un significado distinto, aunque evidentemente ha de tener una dimensión diferente a la del primer punto. Es aquí donde está la polémica que voy a presentar a continuación y el motivo por el que escribo esta entrada.

El valor del deporte para quien quiere ser mejor

Desde que lo practico, me he dado cuenta de que el deporte fortalece mucho el espíritu y ayuda a sentar valores. ¿Por qué? Pues porque me demuestra día tras día, de una forma primaria y evidente, muchos aspectos muy útiles para la vida cotidiana personal y profesional:

  1. Para empezar entrenando estoy libre de distracciones durante muchas horas a la semana. De esta manera tengo tiempo más que suficiente para hablar conmigo mismo y así reflexionar sobre el rumbo que está cogiendo mi vida, resolver problemas, hacer planes y poder tomar decisiones. Si uno está en casa viendo la tele, leyendo un periódico, escuchando la radio, hablando con los demás, etc. difícilmente luego tiene tiempo para evadirse y tomar conciencia de cómo le está yendo todo. Así creo firmemente que el deporte, como hobby, a uno le hace mejor persona que la actitud de su “yo sedentario”.
  2. La competitividad está dentro de cada uno y si entrenas con cabeza mejorarás tu rendimiento en casi cualquier disciplina que practiques. El deporte ha de volverte humilde, tanto por las personas que te rodean (siempre vas a encontrar a alguien con mejores condiciones físicas que tú o que sepa más que tú), como por la magnitud del reto al que te enfrentes (el físico y la mente no están todos los días al mismo nivel, por lo que si desprecias una prueba o un entrenamiento, antes o después sufrirás una dolorosa dosis de realidad).
  3. El compañerismo se fomenta. Si de verdad te apasiona un deporte y tienes con quien compartirlo, te dará igual que esa persona sea fea, guapa, alta, baja, tenga una u otra ideología, sea más torpe o más inteligente. Lo que te importa es disfrutar de esa afición común, de tal manera que el compañerismo y el trabajo en equipo mejora. Es inevitable, por poner un ejemplo, al salir en bicicleta con un amigo, el prestar auxilio cuando te necesita (tanto por lesión, como por una rotura mecánica) teniendo además gestos completamente desinteresados. Esto en la práctica no solo se da entre conocidos, sino entre completos desconocidos también.
  4. Tiendes a mimarte y cuidarte más. Cuando haces deporte te cuidas más y eso es evidente. No solo ya porque al hacer ejercicio fortaleces tu cuerpo, sino porque le prestas más atención a cosas tan básicas como la alimentación, las horas de sueño, aprendes a distribuir mejor tus horas de ocio y trabajo y por entrenar comienzas a darle otro valor y significado a las cosas. La relación sacrificio-recompensa se ve fortalecida y eso es algo muy importante para aspectos como los estudios y el trabajo.

Hay algunas cosas más que se me escapan de la lista que acabo de anunciar, aunque creo que he dejado claro los puntos que he tratado. No quieras ser el mejor, en términos de atleta profesional, sino trata de aspirar a querer ser mejor persona con las herramientas que el deporte te otorga. Tanto a nivel académico como a nivel personal (e incluso profesional) todas estas lecciones me han ayudado mucho y me siguen ayudando a día de hoy.

Alienación de los valores (los valores de quien cree ser el mejor).

En muchos casos, desgraciadamente, dos personas que vivan la misma experiencia pueden extraer conclusiones completamente opuestas, creándose verdaderos esperpentos. De tal manera, y hablando de deporte, podemos ver cómo hay deportistas que:

  1. Lejos de ser humildes siguen creyéndose los mejores del mundo y desprecian a todos los demás. Al que es peor “porque es inferior” y al que es mejor por pura envidia. En cualquier caso siempre sacarán comentarios despectivos y pensamientos negativos sobre su entorno. Esta falta de humildad puede venir dada por el rendimiento propio del atleta o por el propio material que posean, pues Aunque no te lo creas, hay quien desprecia tanto a quien tiene peor material (por considerarle una basura), como a quien invierte más dinero (les suelen denigrar tratando de hacer ver que han hecho malas e innecesarias inversiones). También hay quien le quiere restar valor a quienes sí alcanzan el éxito y así procuran menoscabar tanto su integridad personal como su ética profesional. La envidia es muy mala y los complejos de inferioridad también.
  2. Obsesión por entrenar. Hay quien no aprende a distribuir su tiempo, obsesionándose por el deporte y abandonando todo lo demás. Todo hay que hacerlo con moderación si queremos disfrutar de la vida de verdad.
  3. No darle valor a las cosas. También hay quien no le da valor a las cosas: al material que tiene, a sus logros, a la compañía que le rodea, a su rendimiento, etc. Este tipo de personas no es feliz con lo que hace.

Vídeo de Valentí Sanjuan

Este vídeo refleja en parte el sentir mío y tenía ganas de compartirlo. Sé que a muchos no les hace gracia figuras como las de Valentí Sanjuan o Josef Ajram, aunque creo que de ellos uno puede aprender muchísimas cosas.

¿Y tú? ¿Estás de acuerdo con mi reflexión? ¿Qué otros valores del deporte (o alienaciones de valores) crees que debería de haber incluído? ¿Se te ha venido a la mente alguien al leer esta entrada? ¡Quiero conocer tus impresiones!

¡Un abrazo!

¿Te gustó el artículo? ¡Échale un vistazo a nuestras entradas sugeridas!

Ricardo Sánchez Baamonde

Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla. En mis ratos libres soy blogger, triatleta popular, redactor en Triatletas en Red y colaborador con el Club Triatlón Isbilya - Sloppy Joe's.

4 Respuestas

  1. Fredy Diaz dice:

    Muchas gracias por este tipo de publicaciones, se me hacen muy interesantes, pero ademas muy valiosas, no solo para el deporte sino para la vida en general.

  2. David dice:

    Estaba leyendo la primera parte (los valores positivos) y estaba en un “sí, pero…”. No hace falta que siga, la segunda has resuelto todas esas dudas.

    Gran post. Un saludo.

    • Ricardo Sánchez Baamonde dice:

      ¡Muchísimas gracias David por pasarte por el blog y comentar!
      Sabes que soy un fiel seguidor del tuyo y para mí es un auténtico placer el leerte por aquí.
      ¡Un abrazo muy grande!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar