5 errores clásicos que cometemos antes de hacer deporte

Esta entrada no es ni mucho menos una guía que contenga errores que todos cometamos cuando comenzamos a hacer deporte. Tampoco pretendo dar lecciones a nadie sobre lo que debe de hacer con su vida y con su cuerpo. Simplemente me gustaría exponer cinco errores que veo que se repiten de forma bastante recurrente en la mayoría de personas que comienzan a hacer deporte, tras venir de unos hábitos de vida sedentarios.

Triatlón Puerto de Sevilla

1. Chequeo médico.

Creo que es imprescindible que antes de comenzar a practicar deporte de forma habitual, realicemos alguna revisión médica sobre nuestra condición física. Creo que es de vital importancia el conocer el estado de nuestro cuerpo y evitar así sorpresas desagradables. Hay muchas personas que tienen problemas cardiovasculares que desconocen hasta que realizan este tipo de pruebas.

Tras ello sería conveniente el tener revisiones periódicas.

2. Estudio biomecánico.

Hay deportes como el correr y montar en bici que de por sí son bastante agresivos para el organismo. Ten en cuenta que lo son más aún si los practicamos de forma incorrecta. De tal manera sería conveniente el realizar algún estudio biomecánico que nos ayude a corregir defectos posturales, de material y que de paso conozcamos un poco mejor a nuestro organismo. Muy pocos le prestan la atención que debiera a este apartado, pero gracias a estos estudios se evitan muchas lesiones y se preserva mejor el estado de las articulaciones (entre otras cosas).

Mucho cuidado con esto, pues hay muchos que se venden comoprofesionales del sectory no lo son. Ve siempre a centros oficiales con personal titulado.

3. Lista con material que realmente necesitamos y que sea adecuado a nuestras necesidades.

Normalmente cuando uno comienza a hacer deporte, tiende a utilizar el material que tiene a su alcance a modo de iniciación (botas de fútbol o zapatillas de andar viejas para salir a correr, etc.). Éste es un error clásico que puede darnos más quebraderos de cabeza que alegrías. Antes de practicar cualquier disciplina, sería conveniente el informarse a través de distintos medios especializados: material imprescindible, cuál se ajusta a nuestras necesidades, qué marcas son de calidad, qué tiendas son de confianza, etc.

Dentro de este proceso de investigación, muchos tienen a informarse exclusivamente a través de los foros que hay en internet. Esto hay que hacerlo con mucha cautela, pues en un foro puede escribir desde alguien que tenga bastante idea, hasta alguien que no sepa de qué está hablando y aún así se haga pasar por experto. Además, ya he visto en más de una ocasión a dueños y trabajadores de tiendas utilizar cuentas falsas para hablar mal de los productos que vende su competencia o incluso llegando a desprestigiar al propio comercio rival. Por ello yo recomendaría que la primera fuente de información fuesen otros blogs o páginas especializadas.

4. Seguir un plan de entrenamientos.

Lo habitual es que cuando uno empieza a hacer deporte, comience a hacerlo a lo loco o incluso que siga algún plan descargado de internet. Considero que esto es un error bastante grave, ya que dependiendo de nuestra condición física, debemos de realizar ejercicios específicos, con sus correspondientes intensidades, períodos de descanso, repeticiones, etc.

Para ello lo mejor es acudir a los servicios de un entrenador personal profesional con carrera universitaria (como mi amigo José Romero).

5. Seguir un plan nutricional.

Al margen de seguir un plan de entrenamientos, también es conveniente seguir un plan nutricional. Tanto si estás buscando adelgazar, como rendir deportivamente o incluso simplemente hacerlo como hobby, la alimentación es un aspecto muy importante que no debemos descuidar. No creo que internet sea la mejor fuente de información, para seguir algún plan de nutrición, pues hay muchísimos falsos mitos que ciertos bloggers tachan de verdades universales.

En este sentido lo más correcto sería acudir a un nutricionista deportivo diplomado.

¿Y tú? ¿Qué otros errores crees que cometemos los deportistas al comenzar a hacer deporte? ¿Estás de acuerdo en los que yo he propuesto? ¿En cuáles no? ¿Te gustaría comentarnos alguna experiencia personal?

¡Un abrazo!

¿Te gustó el artículo? ¡Échale un vistazo a nuestras entradas sugeridas!

Ricardo Sánchez Baamonde

Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla. En mis ratos libres soy blogger, triatleta popular, redactor en Triatletas en Red y colaborador con el Club Triatlón Isbilya - Sloppy Joe's.

6 Respuestas

  1. BOLLITO dice:

    Muy buenas Ricardo!!!
    Yo creo que depende del grado que quieras practicar cualquier deporte siempre es mejor acudir a un profesional titulado aunque eso suponga un gasto, a la larga saldrá barato. En mi caso cuando me dio por correr tenia muchas molestias en rodillas y tobillos, un compañero me aconsejo que mirase en tiendas especializadas de renting y así lo hice. Mire en bastantes y después de llegar a una conclusión me compre el calzado que más me gustó dentro de los modelos aconsejados.
    Pues el resultado fue mano de santo, al cabo del tiempo desaparecieron todas las molestias y en un par de meses corrí mi media maratón…
    También acudí a un distinta y perdí 25 km sin dejar de comer…….
    Un Saludo!!!

    • Ricardo Sánchez Baamonde dice:

      ¡Desde luego! Yo creo que con la salud no se debe jugar y menos a la hora de practicar deporte porque nos podemos hacer mucho mucho daño y darnos algún susto terrible. La nutrición, elegir el material adecuado y saber cómo entrenar son algunas de las cosas que muchos creen ser autodidactas y al final se llevan la sorpresa…
      ¡Un abrazo y gracias por escribir una vez más compartiendo tus valiosas experiencias!

  2. MedRunning dice:

    Me has convencido respecto al tema del material. Más que nada porque se puede llegar a ser muy torpe, o a que te aconsejen muy mal, y darte unas zapas pronadoras cuando eres supinador (en fin…puede pasar). Y el símil de la bici también lo veo normal.

    Respecto a los otros dos puntos, ya hablaremos face to face sobre la opinión que tengo de determinados campos del saber. Más que nada, porque el intrusismo y la subespecialización de algunas ramas del saber, han ido surgiendo según las necesidades monetarias, más que por las necesidades la población, o por propia autocomplacencia de los especialistas.

    Ejemplo: los nutricionistas (con todo mi cariño), son los hijos pequeños de los endocrinólogos. Los grados superiores en nutrición, son los hijos pequeños de los nutricionistas. Y los que han hecho un curso de nutrición…a esa gente, no sé donde meterlos. No tiene que ver con el grado o con las titulaciones, tiene que ver con sacar money de pequeños cachitos del saber. Que no está mal, pero cuando pones una lupa para ver una cosa…dejas de ver el resto.

    Respecto a los de INEF…ya te contaré. Sólo te digo que no llevan tanto tiempo como titulación, y que su orientación original pertenece al ejercicio de la enseñanza. Sin embargo…han ido tomando acciones que los han llevado a situarse como parte de referencia en el tema de los deportes. Y, no es por ser malaje, pero la anatomía que sabe alguien de INEF…no es ni la mitad que la que sabe cualquier titulación puramente sanitaria…y eso en el deporte…importa (te lo dice alguien que, algún día, puede que estudie INEF).

    Posdata, que todo lo anterior lo escribí de buen rollo. Lo que pasa es que mi opinión puede ser un poco “nazi” a veces xD. De todas formas tus consejos son los más objetivos y realistas que alguien especializado podría hacer al respecto.

    Un abrazo my friend jajaja y gracias por el debate.

    • Ricardo Sánchez Baamonde dice:

      ¡Hola Emilio!
      Jajaja ya sé que lo otro lo escribiste de buen rollo, siento si ha sonado a mosqueo por cómo te respondí.
      Entiendo lo que dices de los nutricionistas y lo de los cursillos. A la gente que hace un curso de 12 horas y ya va por ahí con título en mano como si fuese un profesional del sector es para echarla de comer a parte.
      Yo con lo de los entrenadores personales, entiendo que hay que tener mucho cuidado. De los que yo conozco de triatlón hay dos ejemplos que te querría:
      1. Hay dos chicos de mi antiguo club que estudiaron la carrera de ciencias del deporte y luego ha ido cumpliendo con todos los cursos de entrenador oficiales de las distintas federaciones implicadas (natación, ciclismo, atletismo, triatlón, etc.). Éstos solo los puedes cursar si tienes esa carrera. A demás han ido estudiando y terminando otros cursos oficiales por parte de la universidad.
      2. Hay otro que conozco que nunca estudió nada de eso, salvo algún curso de estos de algunas horas que ya te sirven para venderte como entrenador.
      Si los dos primeros están tan capacitados para entrenar como el segundo, pues entonces francamente creo que todo esto de hacer deporte es un simple bulo. Los nombres he preferido no darlos para que no haya mal rollo.
      Lo de la anatomía lo puse a modo de ejemplo tío, no para que te lo tomases de forma literal y lo comparases con medicina u otras ramas sanitarias. Te lo decía porque esta gente estudia cosas de estas y creo que saben de lo que hablan cuando están especializados. De todas formas, y sabiendo lo mal que está el sistema universitario español, si tan mala es ciencias del deporte, no entiendo por qué la separan de magisterio.
      ¡Un abrazo y ya hablaremos! jajajaja

  3. MedRunning dice:

    Hello my friend.

    Ayer estuve leyendo tu entrada en la tablet, y no quise contestar por ahí porque mi respuesta es larguilla, pero hoy no te libras. En principio, estoy de acuerdo con la mayoría de recomendaciones que haces, aunque con algunos “peros”.

    Respecto al tema del chequeo médico, nada que objetar. De hecho, creo que cualquier actividad física moderada, requiere de “un ojo” previamente por tu médico de atención primaria. Una consulta, una palmadita en la espalda, y a volar.

    Respecto al estudio biomecánico, casi nada que objetar. Sí que diría, que dichos profesionales deben ser podólogos. Nada de mariconadas de entrenadores o de cursillos de un par de horas o de días sobre análisis de pisada y otras cochambres.

    Los podólogos son los únicos profesionales cualificados para hacer este tipo de análisis. El resto del personal (salvo quizás los fisios), están haciendo intrusismo para sacar pasta.

    Respecto al tema del material, me parece una buena recomendación, pero creo que lo mejor que puede hacer un deportista es llevar a cabo las acciones “prueba y error”. Una vez que le han dicho que puede hacer deporte, y le han dicho cómo puede hacerlo, que se compre lo que mejor vea y listo. Sino le viene bien, que compre otra cosa.

    De todas, formas, si algo no te gusta, lo vas a notar y siempre intentarás buscar algo mejor. Los “especialistas”, pueden ser especialistas, pero quizás lo sean más en venderte algo de calidad (o no), que en cuidarte. Además, el ser “especialista”, también te termina costando a ti mismo más caro.

    Seguir un plan de entrenamientos: sintiéndolo mucho por los entrenadores, estoy en desacuerdo con esto (al menos para el deportista amateur). Los entrenamientos suelen tener unos fundamentos básicos, que no son difíciles de comprender en su esencia.

    Los entrenadores están para aquellas personas que tengan un objetivo mucho más ambicioso que el de simplemente “hacer deporte”. Hacer una marca específica, correr más rápido, perder más peso en menos tiempo. Quizás en esos aspectos sí que sea necesario un entrenador, pero no tanto por el entrenamiento, sino por el efecto motivacional y de obligatoriedad que te imponen.

    Cualquiera puede entrenar sin necesidad de tener a alguien encima que le diga cómo hacerlo. El boom de los “personal training” nos tiene muy confundidos, al igual que el tremendo incremento de los egresados en INEF. Pero reitero que su orientación está más destinada a los élites, no tanto a los populares. Ahora bien: si hay gente que paga a un entrenador, por hacer algo que podrían ir haciendo ellos solos, ole por ellos. Mejoráis la economía del país.

    Respecto al último punto, se puede concatenar con el de los entrenadores deportivos. Los nutricionistas están ahí para la gente que realmente los necesita (sobrepeso/obesidad, problemas psicológicos de nutrición, trastornos metabólicos) y, desde mi humilde opinión, no son más que un sucedáneo de lo que podría ser un endocrinólogo “de toda la vida”.

    Los patrones de nutrición saludable no son tan complejos de llevar a cabo, ni difíciles de aprender. Aun así…reitero que si alguien quiere pagar a un nutricionista por decirte algo. que tu médico lleva años haciendo, o por decirte que no te hinches de pan que engorda (eso se sabe), pues mejor.

    Hay que fomentar el empleo xD.

    Un saludo y dame caña con los contra argumentos jajaja.

    • Ricardo Sánchez Baamonde dice:

      ¡Hola Emilio!
      Discrepo en los tres últimos puntos de tu comentario, al menos por las experiencias que me han tocado vivir.
      1. No creo en absoluto que el prueba y error valga cuando uno va a ciegas. Si por ejemplo te vas a comprar una bici que te vale 1.000 €, no todo el mundo puede permitirse el estar equivocándose para que luego no le valga.
      También sin irme a casos tan extremos hay amigos míos que por comprarse zapatillas en tiendas en las que no les asesoraron bien (y ellos directamente no se habían informado antes), se compraron unas que por ser contrarias a las que debían usar, terminaron con varias molestias que les desanimaron a la hora de hacer deporte y lo han dejado.
      Por todo ello he recomendado en el post que se informasen en webs especializadas o blogs deportivos en lugar de en foros. Lógicamente no te vas a informar en una página web y listo, pues lo que uno debe de hacer es consultar varias fuentes fiables, contrastar la información, filtrarla y decidir. No veo qué hay de malo en eso.
      2. Cuando recomiendo contratar los servicios de un entrenador lo digo precisamente porque la gente entrena en base a entrenamientos que se descarga por internet, porque entrena según lo que le parece o porque entrena según le dice un amiguete. Tú sabes tan bien como yo las salvajadas que hacen algunos por seguir algunos de estos tres comportamientos que acabo de describir, y qué consecuencias tiene la mayoría. Tanto si uno quiere adelgazar, como si no tiene experiencia en esto de hacer deporte, como se marca algún reto un tanto exigente, etc. Sí que creo que debe de contactar con un profesional. No entiendo por qué desprestigias a los que han estudiado INEF porque son profesionales con formación universitaria precisamente para estos campos. El entrenar no solo se hace para correr mil metros a 3:10, sino por muchas otras razones.
      Por último te voy a decir dos cosas más sobre este punto. Por un lado, lo que escribo no lo hago para el deportista popular cuya meta es correr una vez cada dos semanas, sino para quien se quiere iniciar en esto con un mínimo de seriedad (iniciarse en el mundo de las carreras populares, los triatlones, natación, ciclismo, etc.). Por otro lado soy muy consciente de que la gente ni lee, ni se suele informar y si lo hace no lo suele hacer a través de los canales adecuados.
      Tú tanto por tu formación, como por la curiosidad natural que tienes, sabes mucho sobre estos temas, pero tienes que tener en cuenta que no todos tienen tu nivel de conocimientos.
      3. En cuanto a la nutrición, precisamente por eso dije si lo que uno quiere hacer es adelgazar, rendir deportivamente o tomarlo como hobby. Hay muchos que creen que para perder peso lo que tienen que hacer es dejar de comer y hacer deporte como un burro. Hay otros que creen que se tienen que tomar geles de glucosa como si fuesen vasos de agua, etc. Sabes que por ejemplo para adelgazar la gente hace verdaderas burradas.
      Además, no es lo mismo llevar una alimentación, para alguien que adelgaza, que alguien que busca mantener, ganar volumen, etc. Si uno intenta informarse simplemente por lo que lee en webs, en una leerás que la leche es mala y en otra beneficiosa, así que sin contactar con profesionales me parece que a muchos se les puede hacer difícil el llevar una alimentación sana.

      Ahora te invito a un juego. Piensa en los tres puntos en los que no estás de acuerdo conmigo y ponte en los casos que te he puesto: el que compra material que le va a ir mal, el que entrena como quiere lo hace mal y el que se alimenta como le parece y también lo hace mal. Los resultados pueden ser dos: o que deje el deporte o que tenga anécdotas para años.
      Creo que el saber no ocupa lugar, pero si uno no sabe cómo buscar bien las fuentes y filtrar la información adecuadamente no tiene por qué avergonzarse de contactar con profesionales.
      ¡Un abrazo tío!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar