Innovaciones en ciclismo ¿Marketing o Mejoras Reales? | Vídeo

6
2724

¡Bienvenido a un nuevo vídeo por el blog! Hace ya varias semanas subí este vídeo por el canal de Youtube y lo cierto es que levantó bastantes pasiones, por lo que me gustaría traerlo por aquí también. En él planteo la siguiente pregunta: las innovaciones en el mundo del ciclismo ¿son más marketing o mejoras reales?

Por qué planteo esta cuestión

Porque cada año parece que el mercado trae una serie de innovaciones tan importantes, que desfasan por completo lo visto hasta la fecha. Luego cuando dichas mejoras son probadas por los compradores y éstos no experimentan dicho cambio radical, se genera un gran malestar. Así, el público ciclista pierde su confianza en las marcas que anuncian dichas mejoras, se enfada con los medios que se hacen eco de estos cambios y se ríen de quienes sí que creen en la palabra de marcas y medios.

¿Qué es lo que genera esta situación?

  1. Mensajes contradictorios. Si sigues el mercado desde hace un tiempo te habrás dado cuenta de que muchas veces se lanzan mensajes contradictorios de temporada a temporada. Por ponerte un ejemplo, en ciclismo de carretera las principales marcas han estado años diciendo que la aerodinámica es junto con el peso lo que marca las diferencias en la disciplina. Tras la llegada del carbono y tras las limitaciones UCI en estos dos sentidos, parece que la aerodinámica no es tan trascendental (llevamos dos temporadas y media viendo cada vez cuadros que te permiten llevar posturas menos radicales) y que la seguridad en la frenada cuenta más que esa aerodinámica y peso optimizado (caso de los polémicos frenos de disco).
  2. Cada año se reinventan las medidas de rueda y anchura de cubiertas. Durante años hemos estado con prácticamente las mismas medidas y anchuras de rueda en el ciclismo de montaña y en el de carretera, pero estas últimas temporadas todo ha cambiado. Primero se popularizaron las 29″ en MTB, luego las 27,5″ y luego llegaron las fatbikes. Tras ellas comenzaron las guerras con los anchos de ruedas, popularizándose las medidas plus. Si bien en carretera el tamaño de rueda no se ha visto modificado, sí que lo han hecho los anchos, siendo cada vez más frecuente el ver que los estándares más estrechos pasan a estar desfasados. No puede ser que cada año tengamos un tamaño y ancho de rueda que sea el definitivo, el mejor y que todos los anteriores no valgan para nada.
  3. Mensajes demasiado agresivos. El mundo de la moda puede ser agresivo en sus campañas diciendo: “este año se llevan las gafas de aviador, el color verde, las camisas de rayas y los pantalones anchos” y que sin embargo al año siguiente se lleve completamente lo opuesto, con la intención lógica de seguir manteniendo el nivel de ventas, sin que se genere ninguna controversia. El mundo del ciclismo a mi parecer no está preparado para algo así, ya que no estamos hablando solo de cuestiones estéticas o de gusto personal, sino de rendimiento. Si el mensaje de una nueva temporada se centra en popularizar una necesidad muy específica, que no todo el mundo tenga (como por ejemplo las medidas plus), termina por generar desconfianza.
  4. Cada año una nueva tecnología hace que las bicis anteriores queden parcialmente obsoletas. Este 2017 ha sido el sistema Boost (que supone una pequeña mejora con respecto a lo que hemos visto hasta la fecha, pero ni mucho menos es la revolución que se vende) y las tijas telescópicas en bicis de montaña de XC (que encarecen el producto final, puede dar fallos en plena ruta y necesita un mantenimiento que a las tijas tradicionales no se le iba a dar, además de que ni en toda bici es necesaria ni todo el mundo necesita un producto así).

Todo esto en general hace que muchos aficionados terminen por volverse unos escépticos y ya que por ello ya todo lo vean como una estrategia de marketing destinada única y exclusivamente a aumentar las ventas para la marca, sin que nada de ello suponga una mejora.




¿Acaso no hay mejoras reales en el ciclismo?

Claro que las hay. De hecho de las características que he destacado en puntos anteriores se podrían decir, entre otras, las siguientes cosas:

  1. Las medidas de rueda se adaptan mejor a determinadas circunstancias. Una bici de 29″ se comporta forma diferente a una Fatbike o a una bici de 27,5″, 27,5″ plus, 26″, etc. Si bien en el ciclismo lo que cuenta son cosas como la forma física o la técnica, es una obviedad que distintos tipos de ruedas se comportan de manera diferente, en función del terreno escogido, el estilo de pilotaje, las características propias del ciclista, etc. Por ello una medida o anchura de rueda no puede ser universalmente la mejor. Puede ser la mejor para una situación determinada o para una persona en concreto, pero no para todo el mundo en todo lugar.
  2. Los tipos de bicis nuevos satisfacen necesidades muy concretas. En los últimos años se ha intentado popularizar el uso de bicis gravel para todo tipo de ciclista, fatbikes en mountain bike o modelos aero en la carretera y es un error. Afortunadamente hoy el mercado nos brinda la opción de poder escoger muchas alternativas distintas, pero que siempre van a responder a necesidades específicas. Uno no ha dejar de llevarse por modas, sino por lo que realmente le conviene.
  3. Los frenos de disco benefician en todo caso a un espectro determinado de usuarios (aunque previsiblemente las marcas lo extenderán a todo el mundo para ahorrar costes). En carretera al menos los discos no tienen que beneficiar necesariamente a todo tipo de usuarios. En mi caso por ejemplo vivo en una zona en la que no hay grandes desniveles ni curvas cerradas, la mayor parte del año hace sol y sí que me beneficia tener la mayor ventaja aerodinámica posible, por lo que no tengo la necesidad de unos frenos de disco. En cambio hay gente que sí que requiere de una potencia de frenado mayor, más modulable y que responda mejor en condiciones atmosféricas más desfavorables.
    De esta forma uno no puede tomarse la aparición de los frenos de disco como un timo (ya que sí que hay gente a la que le dan un buen servicio), ni tampoco como la solución definitiva para esta disciplina. Caso distinto es el de los ciclistas profesionales.
  4. Cada pequeña mejora da un paso más allá. Que se mejore lo que se tenía aunque sea solo un poco y para un tipo concreto de necesidades, siempre es positivo. Por ponerte un ejemplo, el boost es algo que mejora lo que el mercado hasta ahora ofrecía. Seguramente los ciclistas que se den más caña agradecerán esta innovación con el paso de las salidas. Sin embargo aquellos que recorren rutas más sencillas y salgan poco en bici no apreciarán esta mejora (y su percepción de este cambio será más una cuestión de marketing que otra cosa).
    No por ello el mercado está estancado, ni por ello esta mejora es una estafa, sino que no todo el mundo la va a poder apreciar en la misma medida. Aún así suponen pequeños pasos que, unidos a otras mejoras van haciendo que con el paso del tiempo se obtengan mejores soluciones.

¿Dónde está el problema?

En la forma de comunicar, tanto por la parte que le corresponde a las marcas, como a tiendas y medios de comunicación. Se es demasiado agresivo, se intenta extender las necesidades particulares a necesidades generales y las mejoras que se introducen se magnifican. Todo ello provoca que a veces se lancen mensajes que hasta se contradicen temporada a temporada y así muchos acaban por desconfiar gravemente de lo que se les dice.

Siempre hay personas que se creen a ciencia cierta lo que todas las marcas dicen, y ese choque entre opiniones (entre los escépticos y los fanáticos de las marcas) divide demasiado la comunidad, creando malos rollos e impidiendo que aquellos que se quieren iniciar sepan de quién fiarse.

Para terminar

¡Hasta aquí ha llegado mi reflexión de hoy! ¡Espero que te haya gustado! Lógicamente muchos muchos de los puntos que trato en el artículo, los he mostrado de forma muy superficial, ya que cada uno de ellos daría para un artículo propio. Lo único que pretendía al exponerlos, era tratar el tema principal de las innovaciones en el mundo del ciclismo, entendido de forma general. Creo que todo ello hace un conjunto muy interesante sobre el hablar y reflexionar, por lo que me encantaría saber tus opiniones en comentarios.

¿Y tú? ¿Crees que el mundo del ciclismo ha tocado techo en cuanto a tecnología y mejoras? ¿Crees que aún queda mucho camino por recorrer? ¿Cómo ves el marketing que tienen las principales marcas? ¿Crees que es acertado o demasiado agresivo?

¡Un abrazo!

6 Comentarios

  1. Hola Ricardo, un saludo desde México.
    Por desgracia las mejoras realizadas en un componente o el cuadro de la bici casi no están tangible, en si siempre es mercadotecnia en todo producto si no no vende. Aquí es uno mismo ponerse las pilas (informarse), tal es el caso como la suspensión RS-1 de Rock shox la cual fue puesta a fuerza en las bicis de los bikers profesionales (pesa mas que una SID y es muy costosa) y empiezan los comentarios diciendo que son muy buenas etc. También hay marcas muy sobre valuadas que con un minimo cambio dicen que su bici es para las carreras XXC.

  2. Dentro de la mencionada disputa entre diferentes posturas se enmarca el polémico tópico de si el casco tiene fecha de vencimiento o no, y, en caso de tenerla, cual es. En ese tema en particular se vislumbran bien las diferentes posiciones entre los usuarios: hay quienes creen que los cascos no vencen, siendo el vencimiento una invención de la marca para que el usuario renueve el casco (creando así una necesidad), y hay quienes creen que los cascos si vencen y se deben cambiar tras transcurrir una cierta cantidad de años. Sobre este tópico en particular hay muchísimas opiniones, por ello lo que queda es intentar informarse lo más posible para luego adoptar una cierta postura, ya sea radical (blanco o negro) o equilibrada (grises).

  3. Yo no tengo problemas con esto, llevo 30 años con mi Vitu y no he notado nada de lo que se dice. Marketing y mentiras, para que cada año algunos (muchos diria yo) cambien de maquina. Pero esto, pasa con todo.

  4. Pues no puedo estar más de acuerdo contigo. Innovación si, pero revoluciones poco. Está claro que si algo funciona indudablemente mejor que otra, esta ultima acabará desapareciendo. Paso a paso todo evoluciona, pero para que sean resultados tangibles, hay que dar varios pasos, o lo que es lo mismo, como tú dices, se notan las diferencias si comparamos el material de hace 15 años con el de ahora, pero no con el de hace tres o cuatro años. Un saludo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here