Ironman 70.3 de Barcelona | Análisis carrera, documental y opinión personal

¡Bienvenido a un nuevo artículo en el blog! En esta ocasión querría hablarte sobre mi participación en el Ironman 70.3 de Barcelona, tanto desde un punto de vista lo más objetivo posible como de mi experiencia más personal. Justo en la parte superior del post podrás ver un vídeo en el que te muestro cómo fue mi fin de semana al completo por Barcelona, enseñándote de una forma mucho más gráfica bastantes cosas relacionadas con la carrera. Este documental dura casi una hora entre fin de semana, carrera y entrevistas, así que espero que te guste mucho.

Ironman 70.3 Barcelona
Foto de Rafa Babot

Análisis del Evento

Antes de nada me gustaría hablarte sobre lo que es un evento de tipo Ironman (ya que en ellos hay mucho más de lo que es la prueba deportiva en sí). El triatlón es un deporte minoritario, de forma que las carreras de este tipo suelen ser bastante austeras en cuanto a su puesta en escena. Sin embargo, Ironman viene a ser al triatlón como lo es la Champions League al fútbol, o el Tour de Francia al ciclismo. Estamos hablando del organizador de eventos de triatlón más importante a nivel mundial, por lo que hace cosas muy especiales con todos sus eventos y por ello me gustaría intentar transmitirte cómo era el caso del IM 70.3 de Barcelona.

Ubicación

La carrera tenía lugar en la localidad costera de Calella, a unos 74 kilómetros del aeropuerto de Barcelona y a 40 km del aeropuerto de Gerona. En este mismo lugar se celebra el Ironman de Barcelona (el de Larga Distancia). La ciudad está bien comunicada por tren y carretera, tiene una oferta hotelera bastante amplia (al ser una ciudad de playa), muchos sitios para comer, una playa amplia y un paseo marítimo extenso. Si bien no es un lugar monumental, en la época en la que se celebran estas carreras todo está bastante tranquilo y se puede disfrutar del fin de semana de forma relajada con toda la familia.

Instalaciones de la prueba

Mi Mettacarbon Eolo en el área de transición

De cara a la realización de la prueba, la organización monta una serie de instalaciones para el disfrute de los deportistas. Entre ellas se podría destacar:

  • La llegada a meta. En la llegada a meta no solo montan vallas, una alfombra roja y un arco de meta, sino gradas completas para que las familias y aficionados que se acerquen ver la prueba en sus últimos instantes. Es algo bastante especial para quien vaya a competir teniendo a la familia cerca, pero es igualmente bonito de vivir para quien corre solo al recibir las felicitaciones del público.
  • La gran carpa situada en meta. Tras la zona de meta, en plena playa, se monta una carpa central gigante en la que se celebran las diferentes charlas técnicas (briefing), diferentes comidas (como el pasta party o la celebración post carrera), las ruedas de prensa de los profesionales o la recogida de premios. Es un espacio gigante (a lo alto y a lo ancho) y se puede ver la magnitud a la perfección en el vídeo que encabeza este artículo.
  • La continuación de la carpa de meta. Una vez superado el escenario de la gran carpa de meta, por la parte de atrás sigue habiendo unos espacios muy amplios y habilitados para diferentes usos a lo largo del fin de semana. En esa parte trasera tienen lugar cosas como la recogida de dorsales y bolsas del corredor, los fisioterapeutas post-carrera, la recogida de las bolsas con la ropa de calle o la tienda de merchandising oficial de la marca Ironman. Dependiendo de qué momento de fin de semana sea, la organización se habrá asegurado de realizar las modificaciones pertinentes para que en ese día a la carpa se le dé un uso determinado (la instalación o retirada de mesas, perchas, ordenadores, etc.).
  • La feria del corredor. Se ubica a lo largo del paseo marítimo, en paralelo a uno de los tramos de la carrera a pie y tras haber superado las carpas de meta. En la feria del corredor tienen presencia alguna de las marcas más importantes del mercado a nivel mundial (algunas son patrocinadoras oficiales, aunque también las hay que simplemente quieren tener un lugar en el evento), no llevando material de liquidación (como se hace en otras ferias), sino lo mejor de sus catálogos. Cuando uno entiende más o menos de marcas y ve allí a algunas tan importantes como Compressport, Rudy Project, On Running, Nutrisport (este año con un motorhome), etc. comprende la magnitud del evento al que acude.
  • El área de transiciones. El área de transiciones era para el corredor uno de los lugares más espectaculares del evento. El lugar donde se dejaban las bicis era en el campo de fútbol del club de la ciudad, siendo las barras para depositar las bicicletas muy alta (cosa que yo mismo agradecí, ya que en otros triatlones he tenido problemas en el sentido de que eran demasiado bajas). Además de ser un espacio muy amplio donde el resto de ciclistas no te molestaba (ni a los lados, ni al frente), había numerosos baños portátiles, un par de puntos donde había asistencia mecánica y una enorme carpa cerrada (igual de magnífica que la de la meta, alta, espaciosa, con el espacio muy bien aprovechado y aislada del público) para cambiarte entre disciplinas, teniendo también bancos para sentarte. Todo el área de transiciones parece un laberinto bastante lioso de señales y alfombras, pero una vez te pones en situación y estás en carrera todo resulta coherente y no da lugar a confusiones.

Análisis carrera

Ahora bien, una vez he hablado del evento en términos generales querría centrarme un poco más en lo que resulta la prueba deportiva en sí.

Natación

La natación tiene a primerísima hora de la mañana, para así luego evitar al máximo posible el tener que realizar el resto de disciplinas con horas de máximo calor. La salida, para los amateur, se realiza siguiendo el sistema “Rolling Start“. Este sistema consiste en dividir a los deportistas por cajones, y cuando llega el turno de cada cajón los triatletas van saliendo de forma progresiva (en este caso de 6 en 6), cada pocos segundos (unos tres más o menos). Así se logra que no haya aglomeraciones en el agua, que no se den tantas patadas y manotazos y que luego en la bici no se formen pelotones.

Los cajones no tienen ningún tipo de control, en el sentido de que no se exigen marcas acreditadas, por lo que es cada uno el que estima el tiempo que va a hacer. Ya que el tiempo que se tiene en cuenta para la medición de tu marca en carrera es el de tu chip, no tiene sentido colarse en un cajón que no se corresponde con tus tiempos estimados.

El circuito es de ida y vuelta (en el sentido de que no hay que dar varias vueltas), por lo que en ese sentido se evitan y limitan las confusiones. El agua es bastante clara y se ve perfectamente el fondo.

Bici

Para mí éste es el punto fuerte de la prueba, pues el circuito es simplemente espectacular. El recorrido no es precisamente sencillo, en el sentido de que tiene un desnivel acumulado superior a los 1200 metros (cosa nada despreciable en un triatlón de media distancia), divididos en tres ascensiones principales, siendo la más importante de todas en Montseny. Como la carretera atraviesa un parque natural, el entorno resulta sobrecogedor (es boscoso y con una maleza bastante densa) y se disfruta muchísimo, ya que por ejemplo en la subida a Collsacreu tienes una vista panorámica y en altura del mar.

Las subidas si bien se pueden hacer duras en un par de puntos, no son matadoras y lo que sí hay que tener muy en cuenta es que las bajadas son bastante técnicas (reviradas, pronunciadas, con carretera estrecha y al ser una zona boscosa resulta difícil el intuir el trazado de la carretera), por lo que si no conoces las carreteras lo mejor sería que te las tomases con tranquilidad.

En general es un circuito que se puede realizar tanto con bici de triatlón (cabra), como de carretera convencional, ya que tiene las suficientes zonas como para que a cada tipo se le pueda sacar partido. Además, Ironman permitió el uso de frenos de disco siendo una organización pionera en este sentido.

Los avituallamientos estaban bien organizados, bien distribuidos y tenían de todo, por lo que en ese sentido no se le podían poner ningún tipo de pegas. Además el circuito prácticamente en su totalidad estaba cerrado al tráfico, por lo que no habría problemas con coches y otros vehículos.

Carrera a pie

La carrera a pie consiste en dos vueltas y cuarto, a un circuito urbano en el que en uno de los sentidos se corre en paralelo al mar y en el otro hay una parte que transcurre más por ciudad. Si bien este segmento no es espectacular, al menos es completamente plano (por lo que tras la dureza de la bici lo agradeces), bastante fresco al ir cerca del mar y tiene bastante público en su mayor parte (especialmente las partes más cercanas a meta).

Es un recorrido bastante abierto, con pocas zonas de sombra (por lo que la carrera a pie se puede hacer un tanto larga si uno no va bien protegido), aunque la parte que queda entre la transición y la meta sí que está más resguardada con árboles (y esa sombra la verdad es que se agradece muchísimo). En general se hace divertido el poder correr y que sea una parte más fácil.

Otros aspectos

La rueda de prensa de las triatletas profesionales

Hay otros aspectos que me gustaría destacar por separado:

  • Los avituallamientos. Tanto en bici, como sobre todo en carrera a pie, son los más completos y amplios que he visto yo en una carrera. El trabajo de los voluntarios es espectacular, las mesas están bien espaciadas, tienen de todo (cola, isotónico, agua, alimentos sólidos como barritas y plátanos, esponjas y también geles) y hay muchas zonas para luego tirar residuos. Esto último es especialmente notorio en la carrera a pie, ya que pasados unos 200 o 300 metros sigue habiendo papeleras para tirar lo que te sobre y además hay personas recogiendo lo que se cae al suelo, por lo que vas pisando los vasos, botellas u otros restos que hayan dejado otros corredores.
  • Talleres de bici. Hay un taller oficial en la expo/feria del corredor y hay luego dos puntos de asistencia en la zona de transición y luego otros dos en carrera. En ese sentido se mima mucho al corredor para que no le falte de nada.
  • Hay baños portátiles (puestos por la organización) distribuidos a lo largo de todo el circuito de carrera a pie. Así si en mitad de la prueba te ves en la necesidad de usarlo, no tienes que buscar rincones ni desviarte del circuito para tener privacidad.
  • Servicios médicos y fisioterapeutas. Tras la zona de meta, hay una carpa con una zona de asistencia médica y otra con servicio de fisioterapeutas, por lo que estás bien atendido.
  • La presencia de televisión y despliegue de voluntarios. Es una prueba que luego aparece en reportajes por televisión (como Teledeporte), además de ser una carrera que se retransmite en directo a través de la web de Ironman.
  • Cronometraje en directo. Como en todas las carreras de Ironman, a través de su web oficial se pueden consultar los tiempos de paso de los corredores, en diferentes puntos de cronometraje (así familiares y amigos pueden consultar desde el ordenador o un teléfono móvil cómo lo está haciendo un corredor).
  • Calidad en los detalles. Aspectos como la bolsa del corredor, cómo eran los dorsales (las pegatinas de la tija del sillín o el casco, con buen papel y un pegamento que se quedaba bien adherido pero que luego no era difícil de retirar), la medalla, la llegada a meta con el DJ, el despliegue de las gradas, la comida final o la organización de las bolsas, hacían que la experiencia fuese mucho más satisfactoria. No faltaba de nada y todo estaba bien pulido.
  • El nivel de los participantes. En cuanto al nivel de los profesionales no podría haber mejor plantel. Al menos en la edición 2017 vinieron varios campeones del mundo (caso de Frodeno, Raña, Van Lierde, Emma Pallant, etc.), e incluso el nivel de los propios amateur era también espectacular. El hecho además de que sea una prueba con corredores que vienen de todos los rincones del mundo, hace que tenga un toque único.

Mi caso personal

Ironman 70.3 Barcelona 2017
Foto de Rafa Babot

En mi caso personal era la primera vez que corría un media distancia (ya llevaba varios olímpicos en mi haber como experiencia previa), llevaba varios días enfermo con gastroenteritis y no me sentía en plena forma, ya que debido a temas de trabajo no había podido llevar la preparación de natación y carrera como a mí me hubiese gustado. Personalmente me quedé impresionado con el nivel organizativo de la carrera, ya que entre otras cosas pude convivir durante todo el fin de semana con los chicos de M1TV (los de la realización  televisiva), haciendo que fuese mucho más consciente de todo el trabajo que hay detrás de una prueba de esta magnitud. Una de las personas que más me impresionaron con su trabajo fue Rafa Babot, el mejor fotógrafo deportivo que he conocido hasta la fecha quien además me regaló dos de las fotos que vemos en esta entrada (quien además sale también en el vídeo de la carrera).

Con la leyenda Iván Raña y mi amigo Álvaro Reyes

Si bien de lo que es la prueba en sí me quedo con lo bonita que es la parte de bici y con lo que se disfruta la carrera a pie al ser un circuito rápido, hay cosas que me han marcado de esta organización. Para empezar la tienda de merchandising de Ironman es de otro nivel. Entre que tienen productos de todo tipo (deportivos y no deportivos), con diseños cuidados y calidades espectaculares, hace que la inmersión en el evento sea mucho más profunda. Cosas como el nivel de marcas de la feria del corredor (todas de primer nivel), el despliegue de carpas, la labor tan espectacular que hacen los voluntarios, toques como los baños portátiles, minieventos como el Ironkids, etc. hacen que desde el primer día que llegas hasta que te vas, te sientas como que formas parte de un acontecimiento muy especial.

Sinceramente, el participar en un triatlón de media distancia no es algo que resulte económico y menos aún siendo de la marca Ironman. Eso sí, a mi parecer la diferencia entre correr un media distancia o un Ironman 70.3, es que pasas de correr una prueba a vivir una experiencia. Sinceramente si lo que quieres es vivir una experiencia, teniendo en cuenta el nivel de preparación que hay que llevar para terminar un reto de esta magnitud, es algo en lo que merece mucho la pena invertir.

Para terminar

¡Hasta aquí ha mi post sobre el Ironman 70.3 de Barcelona! ¡Espero que te haya gustado! La verdad es que para mí ha sido algo único poder vivir un fin de semana así, por lo que me encantaría poder repetir esta carrera en el futuro. ¡Recuerda! Si tienes dudas sobre esta prueba, quieres comentar tu experiencia en ella o quieres realizarme alguna recomendación para el futuro, me encantaría que lo dejaras por escrito en la zona de comentarios.

¡Un abrazo!

2 Comentarios

  1. Gran experiencia, sin duda alguna IronMan ofrece mucho más que una carrera. Felicidades por ser finisher, a pesar de los malos momentos que tu viste antes de la carrera. A ver si te animas alguna vez al de Cartagena-Colombia.

    • ¡¡Gracias Sergio! Para mí fue una experiencia que fue mucho más allá de lo deportivo. Lo pasé genial, conocí a mucha gente y pude vivir algo muy muy exclusivo 😀
      ¡Ojalá pueda hacer ese alguna vez! Me encantaría ir a Colombia 😀

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here