Puños RIFYL Race Mountain Bike | Análisis y Opinión Personal

Tras varios meses de prueba, hoy te traigo el análisis de los puños que estoy utilizando en mountain bike.

0
1338

¡Bienvenido a un nuevo análisis de material por el blog! Hace ya un tiempo que no hago por aquí una reseña específica para productos de mountain bike, y creo que ahora que han pasado los peores días del verano es un buen momento para hablarte de los puños que he estado utilizando en mi bicicleta de montaña desde el pasado mes de abril: los RIFYL Race de color negro.

Sobre RIFYL

RIFYL es una marca española bastante joven especializada en el mundo del ciclismo. Destaca especialmente por sus puños para mountain bike (sector en el que se ha hecho notar bastante este último año), aunque poco a poco ha ido añadiendo más productos a su catálogo como calcetines, gorras, bidones, etc. que han hecho que cada vez pueda llegar a más personas y que se fidelicen aún más sus antiguos clientes.

Yo personalmente la conocí como una recomendación de mi amigo Cabri, así que ya que tenía que cambiar los puños de mi Scott decidí darle una oportunidad al producto nacional y ver qué tal iban.

Sobre los Puños RIFYL Race

RIFYL tiene en su haber dos modelos de puños para mountain bike: los Race y los Comfy. Los primeros son más finos para tener un tacto más agresivo enfocado a la competición y los segundos resultan un poco más gruesos para buscar ese extra de comodidad que bien le puede hacer falta a muchos ciclistas. Yo en concreto quise probar el modelo Race en color negro, ya que por color me parece la opción más limpia de todas y ya que en ocasiones anteriores me había ido bien con modelos similares (más enfocados a la competición que al confort) decidí seguir en esa misma línea y así poder comparar con mayor facilidad líneas equivalentes.

Ficha técnica y características:

Material RPC, polímero sintético que garantiza la durabilidad
Largo 130 mm
Ancho 30,5 mm, mejor agarre, mayor agresividad
Caract. Especiales Protección UV-400, no pierden el color con la luz del sol
Talla Universal, válido para cualquier tipo de manillar en el mercado
P.V.P. 19,95€

Análisis y Opinión Personal

Para su instalación me fui como siempre a mi tienda habitual de confianza (Ciclos Mateos en Sevilla), para que Mateos quitase mis antiguos ESI Grips Chunky y pudiera así montar con facilidad los nuevos RIFYL Race. Sé que podría montar estas cosas en casa con algo de paciencia y alcohol, pero para retirar los antiguos en la tienda con un compresor de aire todo se hace más fácil y así ahorro algo de trabajo y tiempo (es lo bueno que tiene el tener una tienda de confianza).

Una vez instalados, nada más salir de la tienda montado en la bicicleta ya pude notar algunas características que en plena ruta iba a poder apreciar con mayor claridad.

Comodidad

Es uno de los puntos críticos de todo puño. Si bien estos RIFYL Race no prometen ser el Santo Grial de la comodidad (ni tampoco lo pretenden), muchos me han preguntado igualmente qué tal se comportan en este sentido. Pues bien, no son cómodos en el sentido que muchos podrían esperar, pues tienen un tacto bastante rígido y firme (muy diferente a los de gomaespuma) y son bastante finos, pero tampoco resultan incómodos. Si sabes ir encima de la bicicleta y tienes unos buenos guantes no deberías tener adormecimientos ni nada similar, pues yo suelo ser bastante sensible a estos temas y los he llevado en rutas de 5 horas o más sin tener ningún tipo de problema con ellos (aunque su uso al ser más enfocado a la competición debería ser para rutas más cortas).

Si de todas maneras crees que lo que necesitas es más confort que rendimiento te recomendaría que buscases más unos del tipo Comfy.

Agarre

Para mí éste es el punto fuerte de este modelo. El agarre resulta excepcional, tanto por la textura propia del material con el que está hecho, como por el grosor de propio puño. Si bien con algo de agua este agarre se ve reducido (algo completamente normal al tratarse de una solución sintética completamente lisa), no es algo preocupante y se comporta como cabría esperar de un puño pensado para el ciclismo de montaña.

Al menos a mí en primavera y durante el verano me ha dado unos resultados muy buenos. Además, una vez fijado el puño en el manillar no es de esos que se vaya desplazando hacia el exterior, sino que se queda adherido a la perfección.

Estética

La estética de este tipo de puños siempre me ha parecido sublime. Simple, que no tenga una estructura heterogénea (de forma que además puedas agarrarlo siempre de la forma más óptima posible) y que sea tan llamativa como tú quieras que lo sea por el color que elijas. El logo de RIFYL al se un puño cerrado le da un toque bastante peculiar a la bicicleta, por lo que en cuanto a su instalación te recomendaría que le prestases atención a cómo colocas los tapones.

Degradación

Este es un campo en el que yo he tenido muy buena suerte. Me explico. Sé que cada uno a la hora de probar las cosas tiene una experiencia propia y muy particular que no tiene por qué ser parecida a la de otra persona, pues hay aspectos tales como el cómo va uno sobre la bicicleta, condiciones meteorológicas, cómo se instaló el producto, transporte de una bicicleta, cuán cuidadoso se sea, incidentes de ruta o incluso el factor suerte, que al final provocan que la degradación de un producto no sea similar. En mi caso he visto una cara y una cruz:

  • La cruz. En mi caso fueron los tapones de los puños, pues transportando la bici en el coche con un amigo para salir de ruta, en un roce se estropeó el tapón del lado izquierdo (pues se cayó el logo de RIFYL) y ahora se ve completamente negro. En ese sentido me han parecido demasiado sensibles teniendo en cuenta cómo se suele trastear con una bici de montaña.
  • La cara. La durabilidad del puño en general. Al menos con otros puños sintéticos ya en las primeras rutas vi cómo se producían muescas y degradaciones en varios puntos de apoyo. En este caso con los RYFYL Race la estructura se mantiene intacta tras varios meses de uso y estoy bastante sorprendido (era algo que no me esperaba). Además en cuanto al color no he apreciado una decoloración a pesar de haberles metido caña. En mi caso siempre he llevado puños de color negro y con otras soluciones por los extremos siempre iban cogiendo poco a poco un color marronáceo, típico del polvo y el barro y con los puños de la marca española no ha sido así.

Consideraciones finales

¿Qué conclusiones finales he obtenido después de varios meses de uso? Sinceramente creo que es un producto al que se le debe dar una oportunidad. Para quien compita, vaya a rutas cortas o en general no sea muy tiquismiquis con las manos (porque necesite un puño ergonómico o similar) es un producto genial, duradero y que en general va a dar muy buenos resultados.

Lo bueno de esta gama de puños, es que tiene un catálogo grande de colores entre los que puedes elegir para decorar mejor tu bicicleta, si necesitas una opción más orientada a la comodidad tienes un modelo más grueso en la gama RIFYL, es una marca española (algo que para mí siempre es un plus) y su precio está por debajo de los 20€, cosa que hace que sea muy competitivo en precio.

Quizás en este último aspecto (el precio) hay marcas más poderosas que pueden ajustar un poco más su P.V.P. con descuentos en tiendas, pero el ahorro no suele ser mayor a 5€. Eso sí, para su instalación si no eres muy manitas, sí que te recomendaría que te acercases a tu tienda habitual para evitar contratiempos.

Para ver y comprar este producto, puedes hacerlo directamente a través de este enlace.

Para terminar

¡Hasta aquí ha llegado el artículo de hoy! ¡Espero que te haya gustado! La verdad es que estoy muy contento por traer por fin un test de material de mountain bike, ya que hacía muchos meses que no se daba la ocasión. Si tienes dudas o quieres comentar tus impresiones sobre este producto u otros de RIFYL (o similares), me  encantaría que dejases tu comentario en la sección que está habilitada más abajo.

¡Un abrazo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here