Alimentos Funcionales ¿Qué son y qué beneficios tienen? | Nutrición y Salud

Tras hablarnos anteriormente sobre el aceite de palma, vuelve mi hermana a la acción con un nuevo post de nutrición, en este caso tratando un gran desconocido para el gran público.

1
683

¡Bienvenido a un nuevo artículo por aquí! Hoy vuelvo a traerte un post de invitado de mi hermana mayor, quien anteriormente habló sobre nutrición por el blog. En aquella ocasión trató una entrada hablando sobre el aceite de palma, aunque hoy vuelve a tomar las riendas de Diario de un Campista para hablarte sobre los alimentos funcionales y por qué deberías prestarles más atención en tu dieta diaria.

Alimentos Funcionales Qué son

¿Te suena la palabra alimento funcional?

Personalmente creo que éste es un tema que todos deberíamos conocer, y en particular los deportistas, ya que son personas sanas que se esfuerzan diariamente en cuidarse y son un reflejo a imitar por parte de la sociedad tanto en salud como en modelo de vida. Por eso precisamente los deportistas son los que deben empezar a manejar y conocer este término.

¿Qué son los alimentos funcionales?

Son aquellos que pueden proporcionar un beneficio para la salud, más allá de sus propiedades nutricionales. Suelen presentarse en forma de alimentos normales y se supone que su efecto beneficioso se debe notar al consumirse en cantidades usuales dentro de un patrón normal de alimentación.
Es decir, son aquellos alimentos a los que externamente se les ha añadido algún compuesto para darle propiedades extra que naturalmente nunca tendría.

¿Qué tiende a pensar la gente ante ellos?

Pues que previenen o incluso curan enfermedades, y que incluso son sustitutos de una buena dieta y ejercicio (en este caso se suele tratar de una degeneración de lo dicho por la publicidad de las marcas, ya que entramos en el campo de los falsos mitos).

Es decir, poniendo algunos ejemplos genéricos a día de hoy podríamos ver que si tomas un yogur que reduce el colesterol ya no tienes que cuidarte de una manera especial, o si quieres perder peso con tomar alimentos light o cereales integrales ya estás en el buen camino, o que si te tomas algunos alimentos reforzarás las defensas de tu cuerpo haciendo que te cures de ciertas enfermedades con mucha facilidad…

¿Funcionan realmente estos alimentos funcionales?

A día de hoy no, al menos bajo mi opinión personal. Estos alimentos suponen un auténtico reto legislativo ya que hasta hace muy poco tiempo no existían y a día de hoy aún no cuentan con una regulación propia (más allá de la publicidad que se hace de ellos en revistas y televisión).

Creo que la idea en sí es genial, ya que en principio te comes un alimento y te sirve tal cual y encima de da valores extra como vitaminas, fibra, omega3, prebióticos y probióticos, bifidus patentados… pero presentan dos problemas esenciales:

  1. Ninguno te aclara qué cantidad es la que debes tomar para conseguir efectos concretos. Lo más normal es que con una ingesta coherente de estos productos no notes ninguna diferencia en tu cuerpo o tu salud. De esta manera estos alimentos actúan como auténticos placebos en cuanto a sus supuestos beneficios. Lo que buscan simplemente es añadir un factor decisivo que incline la balanza a su favor cada vez que vayas al supermercado.
  2. Ninguno aclara a partir de qué cantidad de dicho producto supone un riesgo para la salud. Es decir, si quisieras tomar esos productos para experimentar los beneficios que promueven… ¿hasta qué cantidad sería seguro tomarlos? ¿supone algún tipo de riesgo que hayan sido alterados? ¿dentro de esas cantidades seguras de ingesta se notan los beneficios que aseguran? ¿seríamos capaces de notarlas?

Un factor extra de riesgo a tener en cuenta es el qué sucede al tomar varios alimentos enriquecidos diferentes a lo largo del día, ya que con una dieta sana y equilibrada esto jamás sería un problema. Esto se da mucho en los deportistas, ya que muchos toman bebidas específicas para deportistas, batidos y barritas energéticas que han sido modificados por la industria y que al venderlos bajo el logo de “preparado para deportistas”, “sport”, “active”  y similares, ya piensan que son sanos y que nos estamos cuidando correctamente.

Pregúntate:

¿Cuantos alimentos prefabricados funcionales tomas a lo largo del día? Empiezas probablemente con leches enriquecidas en vitaminas, para seguir con cereales con alto contenido en antioxidantes y fibra, luego almuerzas algo con ácidos grasos esenciales y sustancias supuestamente terapéuticas… Ya hay hasta huevos enriquecidos con ácidos omega 3 y 6. Es decir, sustituyes un complejo vitamínico que debería ser controlado por un experto en salud y tomado de forma puntual, por una dieta completamente antinatural y descontrolada.

¿Cuánto se consume en España?

El deseo de comprar alimentos saludables y la gran oferta de alimentos funcionales te puede llevar con gran facilidad a comprar muchos de estos productos, sin que estos productos tengan realmente sus beneficios contrastados, ni a qué dosis, ni sus efectos negativos al tomarlos (tanto en solitario como varios de ellos).

Si te sirve de consuelo, no eres el único ni mucho menos que toma más alimentos de éste tipo de los que habías creído. De hecho es un mercado en alza con una publicidad magnífica. En España representan más de una cuarta parte del gasto en alimentación, si lo piensas bien es una auténtica barbaridad.

¿Qué te recomiendo?

Lo esencial para que tengas una buena dieta, se encuentra en la composición de la lista de la compra que hagas. Cuando vayas a comprar alimentos, intenta elegir los productos más básicos ya que son siempre los más naturales. Cuantas más innovaciones incorpore cada producto, más dudas deberías tener de lo buenos y naturales que sean para tu organismo (y ya sin meternos en temas de alimentos transgénicos). Fíjate en todo lo que pongaenriquecido” o “light“, ya que así sabrás seguro que ha sido modificado con respecto al producto original.

Para terminar

¡Hasta aquí ha llegado el artículo de hoy! ¡Espero que te haya gustado! Si así ha sido me encantaría que dejaras en comentarios tus impresiones sobre este tema (si conocías o no de la existencias de alimentos funcionales, si tomas muchos de ellos, si por el contrario tratas de ingerir alimentos más naturales, etc.), o incluso recomendaciones para futuros temas relacionados con el mundo de la nutrición.

¡Un abrazo y nos vemos en la siguiente entrada!

1 Comentario

  1. En el apartado “¿Qué tiende a pensar la gente ante ellos?” has dado en una de las claves de muchos productos alimenticios. Por tomar X ya me puedo inflar a hamburguesas…

    Y si de lo que hablas en el artículo te refieres a alimentos fortificados, si que tienen efectos beneficiosos para la salud (otra cosa son las triquiñuelas de la industria para venderte un producto con un ingrediente milagroso y te pone en la etiqueta , que si, puede que lo haga, pero es debido a la Vitamina C que lleve, por ejemplo). De hecho está muy legislado al respecto, ya que tienen que pasar estudios científicos tanto a nivel celular como en el individuo, estos estudios los tiene que estudiar EFSA, que no son cualquier organismo… Esto es lo que legalmente se conoce como “declaración de propiedades saludables”.

    Otra cosa puede ser que a una naranja que le pongan pelo de unicornio, sangre de bruja y aleta del monstruo del lago ness y te pongan “ayuda al tránsito intestinal”. Claro joer, por la fibra de la fruta, no por la sangre de bruja.
    Para más info: http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/HTML/?uri=LEGISSUM:l21119&from=ES

    A darle caña a la sección de alimentación! 😀

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here