¿Cómo saber si tu casco de ciclismo es seguro? | Carretera, mountain bike y triatlón

1
579

¡Bienvenido a un nuevo artículo por el blog! Muchas son las veces en las que se me ha preguntado sobre el nivel de protección en los cascos para ciclismo: “¿Cómo saber si tu casco para ciclismo es seguro o no? ¿Son todos igual de seguros? ¿Qué hace que varíen los precios entre estos productos? ¿Qué has de valorar para comprar uno u otro?” Sobre todas estas cuestiones me gustaría responderte con este artículo, en el cual incluyo al final un vídeo, que gustó mucho hace unos días a través de nuestro canal de Youtube.

1. Lo importante es que tu casco esté homologado

SIEMPRE se ha de partir de la siguiente base: dependiendo del mercado en el que te encuentres, el casco ha de estar homologado. Los principales sistemas de etiquetado y homologación son:

  • Europa: CE EN 1078.
  • Estados Unidos: CPSC.
  • Australia y Nueva Zelanda: AS/NZS 2063:2008.

Normalmente las diferentes marcas hacen distintas versiones de sus cascos, aunque hay algunas pocas elegidas, que ciertos modelos los diseñan para que cumplan simultáneamente con todos los certificados a la vez. Lo importante es que en el lugar donde te lo compres, cuente con su homologación correspondiente.

Que esté homologado quiere decir que desde el punto de vista de la seguridad para el ciclista, ese producto cuenta con todas las bendiciones legales, implicando ese mínimo de calidad ya lo tiene. Es importante que entiendas que ley obliga a un mínimo de calidad, pero no limita el máximo, por lo que teniendo en cuenta esto:

  • Un casco de gama baja necesariamente no tiene que ser más inseguro que uno de gama alta, ya que las diferencias podrían estar en cuestiones estéticas, comodidad o lo aerodinámico que sea un conjunto o el otro.
  • En los últimos años las marcas de cascos importantes, se están asegurando de que diseñan a sus productos de gamas altas aportando tecnologías, diseños y calidades de material, de manera que les confieren varios niveles de protección extra. Así dan más motivos de peso para que se adquieran sus productos más premium.

2. Es conveniente que su construcción sea In-Mold

Los cascos de ciclismo están hechos en esencia de dos materiales distintos:

  • Poliestireno expandido (EPS) para el relleno. Es el encargado de realizar la labor de absorber las fuerzas causadas por un impacto en caso de accidente.
  • Polipropileno o Policarbonato. Suelen ser los materiales con los que está hecha la carcasa exterior (la parte dura que se ve por fuera), aunque puede llegar a estar hecha de otros materiales plásticos, carbono, etc.

Al tratarse de piezas distintas, la forma en la que se unen ambas ha generado bastantes quebraderos de cabeza entre los fabricantes, pues en función de la técnica empleada, el resultado terminaba aportando una mayor o una menor seguridad de cara a un accidente. Actualmente el sistema In-Mold es el más seguro de todos y consiste en que la construcción de todo el casco se hace en un único molde, de manera que la carcasa y el material de relleno quedan fusionados. Es importante que cuando busques un nuevo casco te fijes en este detalle.

3. La importancia del ajuste

La seguridad final del casco se ve comprometida por el ajuste que uno lleve en él. Por ello es importante llevar un casco que sea de tu talla, que lo lleves correctamente colocado y ajustado.

Si bien éste no es un post en el que vamos a tratar el cómo colocarlo correctamente sí te diré que el sistema de cierre trasero (milimétrico o micrométrico), es muy importante para lograr que ese ajuste a la cabeza sea óptimo. Normalmente los cascos de gamas más altas son los que confieren un mayor nivel de precisión de cara a este ajuste, aunque cada marca sigue su propio sistema.

4. ¿Todos los cascos de todas las disciplinas protegen lo mismo?

No. Normalmente los cascos urbanos, de carretera y de XC en mountain bike cubren y protegen menos que los de discicplinas de ciclismo de montaña más agresivas (como lo son el Enduro y el Descenso).

Esto se debe a que este último tipo de cascos protegen especialmente la mandíbula y la zona occipital de la cabeza, zonas que quedan un poco más expuestas en los cascos específicos de las otras categorías destacadas más arriba.

5. El MIPS es una guinda muy importante

El sistema MIPS es una tecnología patentada por un equipo de diseñadores nórdicos, que consiste en colocar una placa especial en el interior del casco para proteger al cerebro frente a las lesiones ocasionadas por los accidentes, en los que las fuerzas rotacionales y multidireccionales son más importantes.

Sobre ello ya hablé antes en otro artículo (enlace aquí), pero te diré que es una tecnología muy interesante, que complementa perfectamente a la seguridad que los cascos de ciclismo ofrecen hoy en día, ya que brindan un tipo de protección que no aparece contemplada en los mínimos legales obligatorios por las normativas actuales (cosa que me parece un error), cuando las lesiones de las que te protegen, son de las más frecuentes y habituales dentro del mundo del ciclismo.

Al ser una patente registrada la que se corresponde con este sistema MIPS, las marcas han de pagar un canon por utilizarla, de manera que los cascos que llevan esta placa resultan más caros (por lo que solo se suele ver en cascos de alta gama).

6. Algunos aspectos de los cascos de gama alta

Normalmente los trabajos y acabados más especiales dentro de este tipo de productos, los podemos ver dentro de los artículos de alta gama. De esta manera, muchos de los cascos cuentan con refuerzos especiales, mejores materiales, una disposición especial de la estructura utilizada para disipar mejor las fuerzas generadas en un accidente, etc. Algunos ejemplos que podría poner son:

  • El caso S-Works Evade, cuenta con un esqueleto interno de aramida. Así se refuerza la estructura del cuadro y el conjunto es más sólido. Catlike, Abus, Giro, Kask y muchas otras marcas también lo tienen.
  • Catlike utiliza en su Mixino un material tan novedoso en el sector como el grafeno (aligerando el peso del conjunto, mientras se gana en seguridad) en conjunto con un relleno de EPS+PPE que hacen que el casco resista mejor múltiples impactos.
  • Met emplea carbono para su casco de alta gama Trenta. Hace al conjunto más ligero y resistente.
  • Kask en su modelo Protone respeta los tres sistemas de homologación principales que mencioné al principio del post.

Vídeo

Para terminar

¡Hasta aquí ha llegado el artículo de hoy! ¡Espero que te haya gustado! La verdad es que éste era un tema que por nuestra web llevaba queriendo abordar desde hacía ya mucho tiempo, pues en materia de seguridad se me han hecho muchas preguntas y creo que es uno de esos temas que siempre merecen una especial atención, para que podamos practicar nuestro deporte con garantías.

¡Un abrazo!

¿Te gustó el artículo? ¡Échale un vistazo a nuestras entradas sugeridas!

1 Comentario

  1. Hola de nuevo Crack. Efectivamente KASK respeta las 3 normas en el Protone. PERO para ello hace tres modelos distintos. En el estándar EN1078 pesa 215 gramos. En la USA CPSC 270 grs. Y en la AUS, la más exigente, 300 grs. Es decir, no es idéntico producto según el mercado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here